Redacción BLesLa policía Irlandesa descargó lo que parecería ser su ‘venganza’ contra, Pat Sweeney, el católico que los filmó mientras cerraban una iglesia donde los fieles atendían al servicio religioso, guardando todos los protocolos de prevención contra el virus PCCh (Partido Comunista de China).

El video publicado en el medio local Irish Inquirer reproduce la grabación de Sweeney dentro de la iglesia ubicada en Athlone, una población situada casi en el centro de la isla, que se convirtió en una pesadilla para su familia, relata el medio alternativo Inside Paper del 3 de mayo. 

El video fue difundido por las redes sociales, y dos días más tarde, a las 3 A. M., la policía irrumpió en la casa de Sweeney y se llevó a sus hijos alegando que les preocupaba ‘la salud mental’ del ciudadano que los delató y dijeron que este precisaba asistencia médica. 

Sweeney contactó al usuario de Twitter, Philip Dwyer, quien difundió el atropello de la policía y pidió apoyo para Sweeney. 

“Acabo de ser contactado por Pat Sweeney, el hombre que grabó a los Gardai en una iglesia en Athlone la semana pasada y que se hizo viral”, denunció Dwyer.

Y agregó: “Los Gardai [policías] tomaron a sus dos hijos ayer por la noche a las 3:30 A.M. Si usted está cerca de Longford por favor diríjase a la estación de Garda para apoyarlo. Por favor, comparte esto”.

“Luego, la garda llevó al hombre a la comisaría. Le dijeron que estaban preocupados por “su” condición mental. Esta es la tiranía que azota hoy a Occidente”, denunció el usuario de Twitter @TracyBaxter11.

Otro internauta advierte con preocupación que ese mismo comportamiento tiránico de las autoridades podría replicarse también en Estados Unidos. 

“NO crea que esto no sucederá aquí en los EE. UU., ¡SÍ ocurrirá”, escribió el reportero identificado con el usuario @2012BNEWS.

Le recomendamos: El día que Putin ENFRENTÓ a los medios PROGRESISTAS que enarbolaban a Greta Thunberg

Ad will display in 09 seconds

Efectivamente, la pandemia del virus PCCh es utilizada por muchos gobiernos del mundo para extralimitarse en sus atribuciones y reprimir a las poblaciones argumentando que “es por su bien”, y sin presentar respaldo científico contundente.  

Ejemplos recientes de ello son las disposiciones impuestas por la alcaldesa demócrata de Washington D. C.,  Muriel Bowser, quien prohibió a los asistentes de las bodas que bailen y socialicen entre ellos, tanto dentro como fuera del salón de fiesta, según reporta The Western Journal.

“A partir del 1 de mayo, las instalaciones y lugares de usos múltiples pueden albergar eventos como bodas y eventos especiales no recurrentes siempre que no haya más del veinticinco por ciento (25%) de capacidad en cualquier sala o hasta doscientas cincuenta (250 ) personas”, difunde el anuncio de las disposiciones de Bowser. 

Y agrega: “Los asistentes y los invitados deben permanecer sentados y socialmente distanciados entre sí o de otros grupos domésticos”, continuó la orden. “No se permiten recepciones de pie y con baile”.

Las normas impuestas por los estados y ciudades gobernadas por los demócratas contrastan fuertemente con las administradas por los republicanos, tal como se aprecia en este caso en Florida y en Texas. 

En estos estados no se han disparado los casos de virus PCCh, y los ciudadanos siguen disfrutando de la apreciada tradición de los bailes el día de sus bodas, comenta el Western Journal.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, suspendió todas las órdenes de emergencia locales referentes al virus PCCh.

“Creo que eso es lo que se debe hacer basado en la evidencia. Ya no estamos en estado de emergencia”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa en San Petersburg. 

José Hermosa  – BLes.com