LONDRES (Reuters) – El comisario de Irlanda en la Unión Europea dijo que Dublín “seguirá jugando duro” con su amenaza de vetar las negociaciones comerciales tras el Brexit a no ser que Reino Unido aporte garantías sobre la frontera con Irlanda del Norte.

Phil Hogan, el comisario de Agricultura de la UE, afirmó que Reino Unido, o al menos Irlanda del Norte, deberían continuar en el mercado único y en la unión aduanera para evitar una “frontera dura” que divida la isla.

“Si Reino Unido o Irlanda del Norte continuaran en la unión aduanera de la UE o, mejor aún, en el mercado único, no habría problemas con la frontera”, comentó el domingo al diario The Observer.

La primera ministra británica, Theresa May, aseguró que Reino Unido abandonará el mercado único y la unión aduanera tras el Brexit.

Dublín quiere una garantía escrita de que no habrá una “frontera dura” entre la República e Irlanda del Norte.

La UE ha dicho que debe lograrse un “progreso suficiente” en la frontera irlandesa, junto con otros asuntos clave, antes de que los líderes del bloque puedan aprobar el comienzo de negociaciones comerciales en una cumbre que se celebrará los días 14 y 15 de diciembre.

Funcionarios de Dublín y la UE aseguran que la mejor forma de evitar una “frontera dura” -que podría incluir controles de pasaportes y aduanas- es mantener las mismas regulaciones en el norte y el sur de la isla, pero el partido norirlandés que respalda al gobierno de May se opondrá a cualquier acuerdo que implique que la provincia funcione con diferentes reglas que el resto de Reino Unido.

“No apoyaremos ningún arreglo que cree barreras al comercio entre Irlanda del Norte y el resto de Reino Unido o cualquier sugerencia de que Irlanda del Norte, a diferencia del resto de Reino Unido, deberá imitar las regulaciones europeas”, indicó el sábado la líder del Partido Unionista Democrático, Arlene Foster.