Redacción BLes– Un inspector general de EE.UU. no encontró mala conducta en el ataque aéreo erróneo en Kabul que mató a civiles en lugar de a un miembro del ISIS-K.

El 29 de agosto, durante los últimos días de la caótica evacuación de Kabul, Estados Unidos lanzó un ataque con drones contra un coche blanco que se creía que pertenecía a un posible terrorista del ISIS-K. El ataque mató a diez ciudadanos afganos, entre ellos siete niños, pero a ningún miembro del terrorismo.

Al frente de una investigación sobre el suceso, el teniente general de la Fuerza Aérea Sami Said concluyó el miércoles 3 de noviembre que fue un trágico error. Sin embargo, no hubo ninguna infracción legal durante el proceso de inteligencia.

“Es un error. Es un error lamentable. Es un error honesto. Entiendo las consecuencias, pero no es una conducta delictiva, una conducta aleatoria, una negligencia”, dijo Said a los periodistas, según Associated Press.

El inspector general atribuyó el error al entonces tumultuoso contexto que impedía un mejor juicio.

Estados Unidos trabajaba con múltiples alertas de más atentados terroristas tras el doble atentado en el aeropuerto de Kabul el 26 de agosto en el que murieron 13 militares estadounidenses. También fue uno de los últimos días de la caótica evacuación afgana, con una escalada de pánico y confusión en la zona.

Said también reveló más detalles de las imágenes dos minutos antes de que se desencadenara el ataque con drones. Said observó indicios de que había al menos un niño en el objetivo, pero no era lo suficientemente claro como para que las tropas se dieran cuenta.

“Sólo digo que no es 100% obvio. Hay que estar, no es broma, buscándolo”, añadió Said, señalando que el personal implicado en el ataque se acercaba a una “amenaza inminente”, informó NBC News.

Zemari Ahmadi, la víctima, considerada erróneamente como un terrorista por la inteligencia estadounidense, fue visto cargando bidones de agua en su coche. Sin embargo, se consideró que su acción era trabajar con explosivos, según CBS News. Su vehículo también contenía una bolsa de ordenador, comúnmente utilizada para guardar bombas, añadió NBC News.

Ahmadi fue asesinado junto con sus otros nueve familiares. Estados Unidos había tratado de reparar los asesinatos ayudando a su familia a salir de Afganistán y realizando gastos de reparación.

El informe de Said también recomendaba cambios para evitar que se volviera a cometer un juicio tan fatal.

Sugirió procedimientos adicionales para reducir las posibilidades de sesgo de confirmación, mejorar la comunicación entre el equipo de ataque y otros equipos, y medidas para garantizar la evaluación del daño a personas inocentes que puedan parecer cercanas a un objetivo.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.