La firma japonesa Tomoaki Uno, se encuentra  centrada en la construcción de viviendas residenciales y las infraestructura  esta influenciada en las pirámides mexicanas.

Apegados a la estética arquitectónica de su país, prefieren construir casas sobras y equilibradas, con materiales típicos de la región como la madera y el bambú en las zonas más ricas de Tokio.

La arquitectura japonesa se distingue por favorecer el contacto constante con la naturaleza, repleto de jardines y patios amplios, por lo que Tomoaki Uno quiso replicar este mismo principio, a partir de la piedra característica de los templos mexicanos.

El arquitecto determinó recrear la silueta a partir de la mampostería japonesa requerida, lo cual logró un hito sin precedentes: la primera pirámide mexicana elaborada a la japonesa, sin embargo, el interior no es la sala del sarcófago sino la sala de estudio de los clientes.

Una vez que las casas fueron terminadas, diversos críticos de su trabajo calificaron las residencias como desafiantes ya que es muy difícil encontrar este tipo de edificios en todo Japón, en especial en las zonas residenciales más caras, que es donde siguen con más rigor el diseño tradicional.

Actualmente, la casa basada en centro ceremonial de Tenayuca está en una zona alejada del bullicio capitalino de Tokio, Nagoya, caracterizada por ser la cuarta ciudad más grande del archipiélago.

Fuente: elimparcial.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.