Redacción BLes- Suecia se ha convertido en uno de los países que ha logrado mantener bajas tasas por contagio del virus de Wuhan, también conocido como COVID-19, desde que se extendió la pandemia por el mundo. Ahora los principales expertos en salud indican que la decisión de no imponer un bloqueo y de retirar las máscaras ha conllevado a que se desarrolle la inmunidad colectiva.

De acuerdo con Marketwatch, el profesor de biometría de la Universidad de Estocolmo, Arne Elofson, cree que la población ha desarrollado un tipo de inmunidad colectiva, “las reglas estrictas no funcionan ya que la gente parece romperlas. Suecia está bien”, dijo.

Por su parte Anders Tenell, epidemiólogo involucrado en la gestión de respuesta a la pandemia en Suecia indica que las máscaras dan una falsa sensación de seguridad. Tenell dijo que “la creencia de que las máscaras pueden resolver nuestro problema es muy peligrosa”.

De acuerdo con datos ofrecidos por el Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de Europa, Suecia tiene tiene una tasa de infección quincenal de 37 casos por cada 100.000 personas, la cual es menor a la de otros países como Francia con 60 casos por 100.000 personas y España con 152,7 casos por 100.000 personas.

Según informó la BBC a comienzos del mes, la economía sueca sólo se contrajo un 8,6% en el período abril-junio frente a los tres meses anteriores. En comparación, la Unión Europea obtuvo una tasa de contracción del 11,9% durante el mismo periodo.

De acuerdo con el primer ministro sueco, Stefan Löfven, las reglas de distanciamiento social y evitar el cierre de escuelas e implementando medidas como prohibir las reuniones de más de 50 personas habrían generado un impacto positivo para contener el brote del virus de Wuhan.

“La estrategia que adoptamos, creo que es correcta: proteger a las personas, limitar la propagación de la infección”, expresó Löfven.

El enfoque adoptado por Suecia ahora poco a poco provoca que haya un replanteamiento de los cierres estrictos en otros países además por las graves consecuencias que tiene para la economía.

De acuerdo con el Wall Street Journal, “las tasas actuales de infección y muerte de Suecia son tan bajas como las del resto de Europa, lo que sugiere a algunos expertos que el país puede estar cerca de la inmunidad colectiva”.

Según un estudio publicado hace dos semanas en la revista Science , investigadores de la Universidad de Estocolmo en Suecia y la Universidad de Nottingham en el Reino Unido investigaron la inmunidad colectiva y descubrieron que se podría lograr con una tasa de infección en toda la población de alrededor del 40 por ciento.

Según el artículo, las poblaciones humanas están lejos de ser homogéneas en términos de edad y niveles de actividad. Entonces, los investigadores crearon un modelo matemático para mostrar cómo tales diferencias podrían afectar la propagación de la enfermedad.

Luego, introdujeron diferencias de edad en los modelos de propagación para la población, encontrando que el umbral de inmunidad colectiva podría reducirse en aproximadamente un 40% ya que “la proporción de individuos infectados en los grupos con las tasas de contacto más altas es mayor que en los grupos con bajo contacto tarifas”.

“Este cambio se debe a que la transmisión y la inmunidad se concentran entre los miembros más activos de una población, que a menudo son más jóvenes y menos vulnerables”, dijeron, “si las intervenciones no farmacéuticas son muy estrictas, no se logra la inmunidad colectiva y las infecciones reaparecerán si se alivian demasiado rápido”, agregaron.

Por otro lado, para el premio Nobel en economía Paul Romer, en EE. UU. no pudieron decidir si iban hacia “la mitigación o la supresión”, señalando que los esfuerzos para lograr la inmunidad colectiva significaba al mismo tiempo aceptar que hubieran miles de muertes adicionales.

También señaló que una medida de bloqueo total “no tiene sentido a menos que vayas a seguir con ella todo el tiempo que sea necesario”.

En cuanto al impacto que tiene para la sociedad el confinamiento, el Dr. Michael Mina, médico epidemiólogo de la Universidad de Harvard, aseguró que en EE: UU. se estaba “dañando la economía, vagando de un lado a otro entre lo que está bien y lo que está mal con un lento cambio de empresas que cierran sus puertas para siempre”.

El Dr. Mina junto a un equipo de expertos, diseñó un método de reapertura basado en la frecuencia de los contactos y la vulnerabilidad a COVID-19 en función a cinco grupos demográficos y 66 sectores económicos. 

César Múnera-BLes.com