El sector alimentario ha tenido su máximo histórico en materia de inflación en el mundo, se consideraba que sea debido a la invasión de Rusia a Ucrania, pero existe otra razón que contribuye a que esta crisis se prorrogue hasta 2024.

Desde el momento en que Vladímir Putin ordenó el ataque a Ucrania, el mundo sintió la inflación económica, las materias primas en general y las alimenticias sufrieron un enorme salto en sus cotizaciones internacionales.

Es importante señalar que tanto Rusia como Ucrania son un factor relevante en el mercado de granos a nivel global y el conflicto que puso en duda las cosechas por venir creó una crisis alimentaria que golpeará con dureza a los más pobres del mundo.

No obstante, la crisis en los precios de los alimentos había empezado antes, resultando como primer protagonista China.

Al respecto, los analistas del Peterson Institute for International Economics (PIIE) Chad Bown y Yilin Wang indicaron “la guerra de Rusia en Ucrania se cobró un precio espantoso en la región”.

De igual forma señalaron “también contribuyó a una crisis alimentaria mundial, ya que Rusia está bloqueando las exportaciones de fertilizantes vitales que necesitan los agricultores de otros lugares, y el papel de Ucrania como granero para África y Oriente Medio quedó destruido”.

“China también ordenó a sus empresas que dejen de vender fertilizantes a otros países, con el fin de preservar los suministros en casa. Sus medidas, poco conocidas, que comenzaron el verano pasado, estaban obligando a los agricultores de todo el mundo a dejar los campos en barbecho mucho antes de que Rusia invadiera Ucrania”. Añadieron.

Resulta así que las prácticas comerciales chinas, argumentan los autores, tienen la misma o una mayor capacidad que el conflicto bélico en Europa para poner presión sobre los precios de las materias primas en todo el mundo, como se vio recientemente en el caso de los fertilizantes, o en otros rubros como el acero o la carne de cerdo, evidenciando la inflación.

Ha sido un beneficio para la población China que ha afectado la economía mundial provocaron un aumento de los precios en otros lugares, según el informe.

Además, indicaron “el problema de China es que sigue actuando como un país pequeño. Sus políticas suelen tener el efecto deseado en casa, por ejemplo, reduciendo los costos de los insumos para la industria o para un grupo de agricultores chinos o aumentando los beneficios para otro. Pero también pueden empobrecer al vecino, ya que China elige la política que resuelve un problema interno trasladando su costo a la gente de otros lugares”.

¿Qué pasa con los fertilizantes?

Los precios de los fertilizantes en China y en el mundo empezaron a subir, como consecuencia de la fuerte demanda y el mayor costo de la energía, consigna el informe de PIIE.

Lo que señala el informe al respecto “la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR) de China prometió tomar medidas enérgicas en su país. En junio, lanzó una investigación sobre el mercado de la urea, un fertilizante nitrogenado”, lo que ha provocado inflación.

Asimismo, indicaron “en julio, ordenó a las principales empresas chinas de fertilizantes que dejaran de exportar para garantizar el suministro del mercado nacional de fertilizantes químicos. En octubre, mientras los precios seguían subiendo, las aduanas chinas ordenaron dudosas inspecciones adicionales. Esta combinación de barreras no arancelarias hizo que las exportaciones chinas de fertilizantes disminuyeran drásticamente. Al mantener una mayor producción en el país, los precios de los fertilizantes chinos se nivelaron y desde entonces incluso han empezado a bajar”.

“La decisión de China de retirar los suministros de fertilizantes de los mercados mundiales para garantizar su propia seguridad alimentaria no hace sino trasladar el problema a otros. La guerra de Rusia contra Ucrania -que constituye una amenaza independiente para el suministro mundial de alimentos, ya que ambos países son importantes exportadores de trigo, cebada, maíz, girasoles y otros cultivos- significa que las actuales restricciones a las exportaciones de China no podrían llegar en peor momento”, agregó.

Inflación afectada por China

Esta no ha sido la primera vez que China toma una decisión con el objetivo de mejorar las condiciones en su mercado interno que, dado su peso en el comercio internacional, termina teniendo externalidades negativas para el resto del mundo.

Ya desde el 2018 se había dado el aumento de los precios de la carne de cerdo a nivel mundial, cuando China, vio cómo su rodeo porcino se veía afectado por un importante brote de peste porcina africana.

“La decisión de China de retirar los suministros de fertilizantes de los mercados mundiales para garantizar su propia seguridad alimentaria no hace sino trasladar el problema a otros”

“Eso obligó al país a sacrificar el 40% de sus animales, lo que hizo que sus precios del cerdo se duplicaran con creces a finales de 2019. Los precios mundiales siguieron el ejemplo, saltando un 25% a medida que China importaba más carne de cerdo y sacaba suministros de los mercados”, según PIIE.

“China redujo la presión de los precios en casa a partir de 2019 recurriendo a las importaciones antes de cerrarlas más recientemente. Estas políticas afectaron al resto del mundo”, escribieron los analistas de PIIE.

De igual forma, Pekín redujo los aranceles a las importaciones de carne de cerdo en 2020, lo que probablemente hizo que los consumidores de otros lugares sufrieran un aumento de los precios como consecuencia de la reducción de la oferta, dijo el grupo de expertos. Fuente: Infobae.

Carmen Medina – miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.