Redacción BLesLa científica principal de la farmacéutica estatal BioFarma, de Indonesia, Novilia Sjafri Bachtiar, de 50 años falleció el 7 de julio, y se sospecha que a causa del covid o virus PCCh (Partido Comunista de China), según informes y los protocolos fúnebres utilizados.

Asimismo, 131 auxiliares sanitarios más fallecieron en el último mes y medio por el virus PCCh, la mayoría vacunados con Sinovac, medicamento de origen chino, informó un estudio independiente realizado por el grupo Lapor Covid-19, según el medio indonesio Kreately del 9 de julio.

Asimismo, entre febrero y junio habían muerto otros 818 trabajadores de la salud, entre ellos 20 enfermeras y 10 médicos que habían recibido las dos dosis de la vacuna, informó BBC.

Por su parte, el ministro de Empresas del Estado, Erick Thorir, comentó: “Ella era la científica principal y jefa de docenas de ensayos clínicos realizados por BioFarma, incluyendo los ensayos clínicos de la vacuna Covid-19 en cooperación con Sinovac”.

Y agregó sobre la vacuna: “Ha sido producida e inyectada a decenas de millones de personas en Indonesia, como parte de nuestro esfuerzo por liberarnos de esta pandemia de Covid-19”, a través de su cuenta de Instagram.

La alta tasa de infecciones en personas inoculadas con este medicamento experimental plantea serias dudas sobre lo adecuado del procedimiento utilizado.

En este sentido se manifestó el jefe adjunto de la Asociación Médica de Indonesia ante el Parlamento diciendo: “hay muchos médicos y trabajadores sanitarios que han sido vacunados dos veces pero han sufrido síntomas medios y graves, o incluso han muerto”, citó el Hindustan Times.

Indonesia es la cuarta nación más poblada del mundo y el porcentaje de vacunación es del 1,6%, obtenido casi en su totalidad con las vacunas chinas.

Ante la incertidumbre sobre la protección que confieren la vacuna de origen chino, países como Turquía y los Emiratos Árabes Unidos que las utilizaron ya han comenzado a administrar vacunas de refuerzo debido a esta preocupación.

Si bien un portavoz de Sinovac habló sobre la reducción de los efectos del virus PCCh aportada por su vacuna, no aportó datos específicos para respaldar sus afirmaciones, señaló Kreately.

Varios países han reportado decenas de miles de efectos adversos sufridos por quienes aceptaron aplicarse las polémicas vacunas, de todas las marcas. 

Ante las aparentes fallas de las dos dosis de las vacunas se estudia la inyección de una tercera dosis, sin embargo, también ha sido refutada la posible efectividad de esta alternativa.

Le recomendamos: TRUMP IMPARABLE: DENUNCIÓ a las Big Tech y EXIGIÓ el CESE INMEDIATO de la CENSURA

Ad will display in 09 seconds

En este sentido se expresó el profesor de la Universidad de Airlangga, de Indonesia, Windhu Purnomo: “Hemos visto varios casos de trabajadores de la salud que murieron y que estaban completamente vacunados. Eso no debería haber sucedido”, dijo.

Y agregó: “Si la vacuna Sinovac de hecho no protege a las personas contra nuevas variantes, entonces la administración de terceras dosis no será de utilidad”.

Por otro lado, causa inquietud el hecho de que aunque las infecciones y fallecimientos mundiales, causados por las infecciones con el virus PCCh son rastreadas e informadas con precisión, no ocurre lo mismo con las muertes y otros efectos secundarios graves y leves causados por las vacunas.

El mismo procedimiento experimental que se realiza en todos los países es causa de denuncias por parte de los especialistas, entre ellos el abogado Reiner Fuellmich, y un grupo de científicos.

Ellos están demandando a los gobiernos, laboratorios y médicos involucrados en las campañas masivas de vacunación por violar el código de Nuremberg, dado que las vacunas experimentales contra el virus PCCh, no han pasado por las pruebas pre clínicas para analizar los riesgos.

Los antecedentes muestran que en el 2004 hubo pruebas clínicas con la tecnología que utilizan las vacunas contra el Covid, mARN y todos los animales murieron, aseguró Fuellmich.

José Hermosa – BLes.com