Redacción BLes – La hija de un británico que murió a causa del virus PCCh (Partido Comunista de China) fuera de China, dijo que si no fuera por el encubrimiento del brote de la pandemia su padre aún viviría.

Jane Buckland, la hija de Peter Attwood, de 84 años, residente de Chatham, Kent,  Inglaterra, murió en el hospital el 30 de enero, luego de presentar síntomas de tos y fiebre.

“Si China no hubiera mentido al resto del mundo y mantenido esto oculto por tanto tiempo, podría haber salvado innumerables vidas”, afirmó Buckland según The Sun del 8 de septiembre. 

Attwood, quien nunca viajó al exterior, se enfermó desde diciembre, y podría ser el primer británico que falleció por el virus PCCh, dado que se encontraron vestigios de este en sus pulmones. 

“Mi padre podría seguir aquí si hubiéramos sabido antes de la amenaza de este horrible virus”, lamentó Buckland. 

“No es de extrañar que tanta gente en este país terminara muriendo por ello. ¿Cuántas vidas podrían haberse salvado si hubiéramos sabido lo que realmente estaba pasando?”, recalcó Buckland.

Por otro lado, para Iain Duncan Smith, un político británico, este caso podría tomarse como una prueba en contra del PCCh por las muertes y el desastre causado por el virus PCCh. 

“Esto ha demostrado absolutamente positivo que lo que estaba sucediendo en octubre en China, donde los médicos hablaban y luego eran silenciados, era que China sabía todo acerca de la transferencia de humano a humano sobre este virus y no hizo nada al respecto”, declaró Smith, según The Sun. 

Smith, también acusó a la OMS porque tan solo el 11 de marzo admitió la pandemia, luego de que el PCCh, anunciara la existencia del virus PCCh a finales de enero. 

El PCCh no solo demoró en admitir la rápida dispersión del virus PPCh, sino que aún a principio de marzo trataba de evadir que la pandemia hubiera aparecido en su territorio.

Estas irregularidades causaron malestar en los círculos internacionales, y el secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo, se refirió al perjuicio causado por la demora del PCCh para avisar sobre la peligrosidad del virus.

“Si China hubiera permitido a sus propios periodistas y personal médico y extranjeros hablar e investigar libremente, los funcionarios chinos y otras naciones habrían estado mucho mejor preparados para hacer frente al desafío”, señaló Pompeo el 25 de febrero, según Reuters. 

José Ignacio Hermosa – BLes