Redacción BLes – Se han descubierto casi 200 tumbas sin marcar en un antiguo internado de la Columbia Británica, la provincia más occidental de Canadá.

Una comunidad de las Primeras Naciones (término hace referencia a la denominación moderna de los pueblos indígenas y sus descendientes en Canadá) ha empleado un radar de exploración del terreno para detectar otras 182 tumbas sin marcar a las afueras de la Escuela Residencial Kootenay en la Misión de San Eugenio, en el gran Cranbrook, a unos 386 km al suroeste de Calgary.

La Banda del Bajo Kootenay sospecha que estos restos pertenecen a bandas miembros de la Nación Ktunaxa, a comunidades vecinas de las Primeras Naciones y a la comunidad de Aq’am.

Según The Guardian, estas tumbas provocaron la indignación de todo el país. Supuestamente, representan un oscuro periodo de la historia nacional en el que los niños indígenas fueron internados en escuelas financiadas por el Estado para asimilarlos a la sociedad canadiense, donde sufrieron violentos abusos.

La ex jefa de la banda indígena de St Mary’s, Sophie Pierre, no se sorprendió lo más mínimo por el espeluznante descubrimiento del 7 de julio. La ex alumna del Colegio Residencial Kootenay cree que los indígenas ya saben que hay tumbas sin marcar en la zona, porque antes era un cementerio para toda la comunidad.

“No hay ningún descubrimiento, sabíamos que estaba ahí; es un cementerio”, dijo a Global News. “El hecho de que haya tumbas dentro de un cementerio no debería ser una sorpresa para nadie”.

“Acabamos de enterrar a uno de los nuestros allí el mes pasado. Cualquiera que muriera en mi comunidad sería enterrado allí”, añadió.

Pierre reconoce que los restos encontrados recientemente en el cementerio son muy diferentes a los encontrados en otras zonas. Les recuerdan a todos el trato que recibían los niños indígenas.

“Lo que ocurrió en estos otros lugares es que estos restos se han encontrado no en cementerios, esa es la gran diferencia”, dijo. “Es horrible”.

El ex cacique confirmó que esas tumbas solían estar marcadas con cruces de madera, que las comunidades indígenas siguen utilizando habitualmente en los tiempos modernos. Con una exposición prolongada a los elementos, estos marcadores de madera pueden quemarse o pudrirse.

“No sé dónde están mis abuelos que yacen allí”, dijo. “A todos esos nombres les pondremos marcadores para que sepamos que hay una tumba aquí y para que no la perturbemos”.

Pierre no descarta la posibilidad de que el cementerio contenga restos de algunos niños que asistieron a la Misión de San Eugenio. Cree que hay que seguir investigando para comprobarlo.

También le recomendamos: Lo que hay detrás del asesinato del presidente de Haití (Video)

Ad will display in 09 seconds

“Podría muy bien haber, y con mucha probabilidad, algunos niños que estuvieron en el internado y que murieron aquí a causa de la tuberculosis u otras enfermedades, y fueron enterrados allí”, dijo según Life Site News. “Es [todavía] un cementerio”.

Le preocupa que las llamadas “tumbas sin nombre” se hayan convertido en un estereotipo de los crueles internados del pasado.

“Asumir que cada tumba sin marcar dentro de un cementerio ya está ligada a una escuela residencial, tenemos que ser un poco más respetuosos con nuestra gente que está enterrada en nuestros cementerios”, declaró según la publicación.

Laura Enrione – BLes.com