Redacción BLes – La violencia sexual ha sido siempre una de las principales causas de muerte de las mujeres en América. Y El Salvador se ha convertido en el centro de este problema cuando las autoridades descubrieron aquí una macabra y espeluznante verdad el viernes 20 de mayo.

El New York Post informó de que se ha encontrado una fosa común con decenas de cuerpos de mujeres -que se cree que son víctimas de violencia sexual y asesinato- en el patio trasero de la casa del ex policía Hugo Ernesto Osorio Chávez en la localidad oriental de Chalchuapa.

El espeluznante secreto de Chávez solo fue revelado durante la investigación policial en El Salvador sobre el asesinato que cometió contra una mujer de 57 años y su hija de 26.

Chávez, de 51 años, tenía antecedentes penales que incluían acusaciones de delitos sexuales. Fue despedido del cuerpo policial en 2005 tras admitir que era un depredador sexual.

Utilizó un engaño, atrayendo a mujeres que conocía a través de las redes sociales con la promesa del “sueño americano”.

Los fiscales dijeron que en la búsqueda aparecieron ocho fosas que contenían 14 cuerpos, algunos de los cuales podrían haber sido enterrados desde hace dos años. La policía exhumó al menos dos docenas de cuerpos y cree que hay al menos 40 más. Podría tardar un mes en desenterrarlos todos.

El ministro de Justicia, Gustavo Villatoro, dijo que la profundidad y la complejidad del enterramiento secreto significan que Chaves no pudo haber cometido el crimen solo, sino que el depredador sexual también tuvo cómplices.

“Este psicópata ha sido detenido y creo que el 99% de las personas que lo ayudaron han sido detenidas”, dijo a los periodistas Mauricio Arriaza Chicas, director de la Policía Nacional Civil de El Salvador.

El miércoles, identificó a los sospechosos como ex policías, ex soldados y contrabandistas.

Graciela Sagastume, la fiscal a cargo de la investigación, dijo que “el eje central de la investigación es la violencia sexual”.

Tras la pista, los fiscales emitieron órdenes de detención contra otros 10 sospechosos. Sin embargo, hasta ahora no se ha detenido a ningún sospechoso que pueda desentrañar el secreto del gran crimen de Chávez.

Villatoro dijo que los restos óseos se volverán a ensamblar y se someterán a pruebas de ADN para determinar sus identidades. Las personas con familiares desaparecidos se reunieron en la casa de Chávez el viernes, sosteniendo fotos de sus seres queridos con la esperanza de identificar uno de los cuerpos.

Según los grupos de ayuda, la violencia contra las mujeres en América Latina, incluidos los feminicidios, se intensificó durante la pandemia de coronavirus.

En El Salvador, uno de los lugares más peligrosos del mundo para las mujeres, las estrictas medidas de bloqueo impuestas en marzo de 2020 han restringido drásticamente la capacidad de las mujeres para buscar ayuda.

También le recomendamos: “Es demoníaco”: La ADVERTENCIA de una monja sobre el OSCURSO plan del Papa Francisco

Ad will display in 09 seconds

Las mujeres están legalmente autorizadas a salir de sus casas para denunciar la violencia. Mientras tanto, las fuerzas de seguridad, que están aplicando la cuarentena con dureza, suelen desconocer por completo esta cláusula especial, lo que hace que las víctimas corran el riesgo de ser detenidas.

Es posible que las mujeres desconozcan sus derechos en el marco de la cuarentena, al igual que el personal de seguridad. El gobierno no ha coordinado ninguna campaña de concienciación pública, y el tema del feminicidio ha quedado eclipsado por la pandemia y la violencia endémica de las bandas del país.

Kathy Vittetoe – BLes.com