Redacción BLesEl presidente de Haití, Jovenel Moïse, murió víctima de una brutal balacera contra él y su esposa la primera dama, Martine Moïse, quien sobrevivió y fue hospitalizada. Aunque se informó de la muerte de la primera dama una actualización de la noticia señala que se trasladó a Estados Unidos para luchar por su vida. 

La noticia sobre el asesinato fue dada por el primer ministro interino, Claude Joseph, quien lo calificó de “acto odioso, inhumano y bárbaro”, de acuerdo con ABC News del 7 de julio. 

Asimismo, aseguró que el orden público en el país estaba bajo control, con el apoyo de las autoridades entre ellas la Policía Nacional. Los hechos ocurrieron en la residencia del presidente durante la noche del 6 al 7 de julio. 

Se desconoce la identidad de los atacantes que al parecer lograron huir. Joseph solo añadió que algunos de ellos hablaban español. Es de aclarar que el idioma oficial de Haití es el francés, en tanto que en la adyacente República Dominicana es el español. 

Moïse gobernaba el país desde el 2018, tras asumir el poder mediante un decreto, sin que mediara la elección popular establecida, y sin que se hubiera determinado tampoco la duración de su gestión.

Diversos sectores del país consideraban su mandato como ilegítimo, y durante el tiempo que estuvo en el poder pasaron por el cargo de primer ministro 7 funcionarios. El actual, Joseph, podría ser sustituido esta semana, tras 3 meses ejerciendo sus funciones según France 24.  

Moïse apoyaba una reforma constitucional que reforzaba el poder ejecutivo, pero que había sido rechazada por la oposición y muchas organizaciones de la sociedad civil.

Por otro lado, la constitución nacional contiene una cláusula que prescribe: “toda consulta popular destinada a modificar la Constitución por referéndum está formalmente prohibida”. 

Haití es el país más pobre de Latinoamérica, y la violencia y la delincuencia son generalizadas. Además ha sido arrasada por desastres naturales. 

Los manejos políticos no han sido muy afortunados para su población. Entre 1971 y 1986 fue gobernada por Jean-Claude Duvalier, “Baby Doc”, quien a los 19 años sucedió como presidente vitalicio de Haití, a su padre, François “Papa Doc” Duvalier.

En 1986 tuvo que huir del país, pero su postura ‘anticomunista’ le granjeó todo el apoyo de Estados Unidos y las entidades internacionales, de manera que abundó en dinero y lujos durante su régimen y en el exilio, de acuerdo con Independent. 

Le recomendamos: ¿ESPAÑA va hacia una DICTADURA? | SÁNCHEZ va por la PROPIEDAD PRIVADA y las LIBERTADES

Ad will display in 09 seconds

Los relatos sobre el período que ejerció el mando están llenos de historias terribles de explotación y maltrato a su pueblo, ejecutados principalmente por quienes le rodeaban. 

Por otro lado, esa descomposición administrativa y los desastres naturales propiciaron los abusos de algunas organizaciones internacionales como OXFAM, expulsada del país en el 2018. 

Al parecer, OXFAM causó gravísimos y continuados delitos sexuales contra menores protagonizados tanto por el equipo directivo como por sus empleados.

Los hechos tuvieron su origen en las misiones humanitarias desplegadas en la república caribeña tras el devastador terremoto de enero de 2010 —que de acuerdo a las cifras oficiales registraron 220.000 muertos, 300.000 heridos y 1.500.000 damnificados.

En estas circunstancias, directivos y responsables de OXFAM, aprovechando su posición de poder y la extrema necesidad de los supervivientes financiaban depravadas y sádicas “orgías como las de Calígula” en las que obligaban a participar a niños y niñas llamándolas “barbacoas de carne joven”, informó The Times.

Asimismo, la corrupción es otra de las causas del empobrecimiento de Haití. Una investigación del Senado en el 2019 señaló que al menos 14 exfuncionarios del gobierno supuestamente malversaron 3.800 millones de dólares durante el gobierno del expresidente Michel Martelly.

José Hermosa – BLes.com