Redacción BLesEn Australia las autoridades confunden aún más a la población sobre las polémicas vacunas contra el virus PCCh (Partido Comunista de China), enfrentándose en defensa de marcas diferentes. 

Así, luego de que el primer ministro, Scott Morrison, anunció que los ciudadanos menores de 40 años podían solicitar la vacuna AstraZeneca, fue contrariado por la primera ministra de Queensland, Annastacia Palaszczuk, y por la Directora de Salud de Queensland, Jeannette Young, según ABC News del 30 de junio. 

En este sentido, Palaszczuk respalda las recomendaciones de Young, quien se apoya en las recomendaciones del consejo del Grupo Asesor Técnico Australiano sobre Inmunización (ATAGI).

Young prefiere la vacunas de Pfizer por lo que dijo: “Hemos tenido muy pocas muertes debidas a la COVID-19 en Australia en personas menores de 50 años, y ¿no sería terrible que nuestro primer joven de 18 años en Queensland que muere relacionado con esta pandemia muriera a causa de la vacuna?”, citó Brisbane Times. 

Y agregó: “No quiero que los menores de 40 años se vacunen con AstraZeneca. Es raro, pero tienen un mayor riesgo de contraer el raro síndrome de coagulación. Hemos visto hasta 49 muertes en el Reino Unido por ese síndrome”.

También expresó que no entendía las recomendaciones emitidas por Morrison alejándose del ATAGI.

Por su parte, Palaszczuk intervino reiterando: “¿Por qué en el Reino Unido no permiten que los menores de 40 años se vacunen con AstraZeneca? ¿Por qué íbamos a hacerlo aquí? No tiene ningún sentido lógico”.

Adicionalmente, diferentes personalidades del campo médico australiano tomaron posturas en favor de ambas posiciones. 

En este contexto, el director médico de Australia, Paul Kelly, recordó que la vacuna de AstraZeneca siempre estuvo disponible para los mayores de 18 años, y que Morrison se refería a la indemnidad de los médicos de cabecera.

“Hay una preferencia por Pfizer hasta los 60 años. Pero esa preferencia es una preferencia. Es una discusión que los médicos deben tener con sus propios pacientes y el trabajo a través de su propio riesgo y beneficio en relación con eso”, dijo el Dr. Kelly de acuerdo con ABC News. 

De esta manera, las autoridades australianas añaden confusión sobre las vacunas a tomar contra el virus PCCh. Es importante tener en cuenta que todavía no existe una vacuna completa, y que el medicamento que se aplica cuenta tan solo con una autorización de emergencia que le permite continuar durante la tercera fase de su creación. 

Le recomendamos: “ALGO VA A SUCEDER” La INQUIETANTE DECLARACIÓN del GRAL. FLYNN sobre la AUDITORÍA DE ARIZONA

Ad will display in 09 seconds

No solo se trata de que las vacunas de todas las marcas causan reacciones adversas que incluyen la muerte de quienes permiten que se les inyecten en el cuerpo, sino que la naturaleza mutante del virus impondría una sucesión interminable de vacunas. 

No obstante, la mayoría de las instituciones y gobiernos insisten por todos los medios para que toda la población se inocule con este medicamento experimental. 

En este sentido, algunos mandatarios se oponen a que sea obligatoria, como es el caso del presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien es contrariado por el poderoso alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, ordenando la vacunación obligatoria de los empleados del sector de servicios, siendo seguido por más de una docena de regiones rusas.

Al parecer detrás de estas pugnas de poder se encontraría la insistente presión internacional por imponer el llamado Gran Reajuste, que implicaría un gobierno mundial impuesto por grupos de élite. 

El periodista italiano, Cesare Sacchetti, es uno de los que considera posible esta amenaza que atenta contra la libertad humana. 

“Este es un claro mensaje al alcalde de Moscú, Sobyanin, un político vinculado a las élites liberales occidentales, que ha estado tratando de dar bombo a la falsa emergencia Covid. El mensaje de Putin es que Rusia no está de acuerdo con el plan del Gran Reajuste”, comentó Sacchetti.

Y agregó: “Hasta que Vladimir Putin dirija a Rusia, esta seguirá oponiéndose firmemente al proyecto totalitario del Nuevo Orden Mundial”. 

José Hermosa – BLes.com