Redacción BLes – Un antiguo aviador de la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF), Alister French, fue supuestamente maltratado en el cuartel de Latchford, en Victoria (Australia), el año pasado.

Ha salido a la luz un vídeo en el que se ve cómo sus compañeros utilizan a Alister French para divertirse una noche en una sala común de la base militar.

Según abc.net.au, Alister French afirma que aceptó que le ataran las manos y los pies, pero que después “la cosa fue a más”.

“Lo que ocurre en ese vídeo es que Alister es atado, amordazado, asfixiado, estrangulado, se le prende fuego, es agredido con diferentes utensilios, es agredido sexualmente. Esto incluye todo tipo de agresiones que uno pueda imaginarse. Es una tortura”, declararon sus abogados al programa 7.30 de la ABC, añadiendo que van a llevar a las Fuerzas de Defensa australianas a los tribunales.

El Sr. French confiesa que su historial militar no es perfecto. Admitió haber roto una ventana en una base de la RAAF mientras lo celebraba con otros reclutas. Después de eso, se le impusieron “deberes ligeros y restricciones”, algo que el Sr. French dijo a 7.30 que no le sentó bien.

“La cosa fue a más con infracciones muy leves, me mandaron a las oficinas y me amenazaron de muerte”.

Acudió a la policía de Wodonga porque pensó que la situación era grave, pero afirma que le rechazaron.

En un comunicado, la policía de Victoria confirmó que “un hombre denunció a la policía un asunto en un centro de entrenamiento cerca de Wodonga en 2020”.

“Se llevaron a cabo investigaciones y, sobre la base de la información proporcionada, se determinó que no se podía identificar un delito penal en ese momento”, dice el comunicado.

La madre del Sr. French, Lisa French, dijo a 7.30: “Cuando llamó a casa, las palabras que utilizó [fueron]: ‘Tengo un blanco sobre mi cabeza, me han dicho que tengo un sobre mi cabeza'”.

El 1 de octubre del año pasado le ataron con cinta adhesiva los tobillos, las rodillas, las manos y la cabeza. En el vídeo, de 21 minutos de duración, se puede escuchar que un compañero recluta dice a la cámara: “Hola chicos. Hoy voy a torturar a Frenchy”.

Según el Sr. French y sus abogados, los abusos duraron hasta 45 minutos.

El Sr. French declaró a 7.30: “En ese momento, la gente con la que vivía pensaba que era una broma. Estaba mental y físicamente fatigado. Pensé que era más fácil aceptarlo… que intentar luchar y discutir”.

“Permití que me ataran las manos y los pies, pero la situación se agravó rápidamente y me ataron por completo”.

El Sr. French no le contó a su madre lo sucedido hasta hace poco.

“Me enseñó [el vídeo]. Me quedé sin palabras. No podía creer lo que había visto. Es una bastardía y parece que se acepta”, dijo la Sra. French.

“Es una de las cosas más duras que he tenido que ver. Ningún padre debería pasar por eso. Confiamos nuestro hijo a la Real Fuerza Aérea Australiana y al ejército”.

En relación con el vídeo, Defensa dijo que se trataba de una “nueva acusación” y ha “animado encarecidamente a que cualquier prueba material de tal comportamiento se remita inmediatamente a la policía civil para su investigación”.

Los abogados del Sr. French también le han aconsejado que se presente ante la policía.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.