Redacción BLes – El pasado martes 16 de junio el gobierno de Gran Bretaña advirtió que la ley de seguridad nacional que está en curso en Hong Kong y fue impuesta desde China continental, socavaría sus libertades civiles así como también su autonomía.

Como ha informado Reuters, desde el año 1997 Hong Kong dejó de ser una colonia británica para anexarse nuevamente al territorio chino, con la salvedad de que pudo conservar sus libertades por 50 años más. Un ejemplo de ello es el poder judicial independiente que hasta ahora ha regido.

“La imposición de la ley propuesta radica en un conflicto directo con las obligaciones internacionales de China en virtud de la Declaración Conjunta, un tratado acordado por el Reino Unido y China y registrado en las Naciones Unidas”, expresó Human Julian Braithwaite, embajador de Gran Bretaña en la ONU en Ginebra.

El polémico proyecto de ley de seguridad que estaría por entrar en vigencia en la Región Administrativa Especial apunta directamente a los movimientos antigubernamentales, así como a prohibir la promoción de la secesión, la subversión y la interferencia extranjera.

La medida tendría serios efectos en la soberanía de Hong Kong y uno de los nefastos resultados que podría traer es el de mayor injerencia en el territorio por parte de la agencia secreta de seguridad del estado chino, una oficina estatal encargada de monitorear y detener a cualquiera que sea considerado como una amenaza para el régimen chino.

Braithwaite instó a China a comprometerse con la gente, las instituciones y el poder judicial de la región con el fin de “garantizar que mantenga el alto grado de autonomía, derechos y libertades de Hong Kong”.

Respecto a las declaraciones emitidas por el gobierno británico, Jiang Duang, ministro de derechos humanos de la misión de China en Ginebra, señaló que Braithwaite había “interferido en los asuntos internos de China, lo que rechazamos firmemente”.

“La promulgación de leyes por parte de China en la región administrativa especial de Hong Kong para salvaguardar la seguridad nacional tiene como objetivo cerrar las lagunas … y salvaguardar efectivamente la soberanía y seguridad nacional”, aseveró el funcionario chino.

Acorde a lo señalado por Reuters, durante varios meses Hong Kong ha vivido intensas protestas que han tenido como protagonistas principales a las autoridades chinas contra activistas y ciudadanos pro-democracia que abogan por la autonomía y la soberanía en el territorio.

Esto se debería a que Beijing viene promoviendo con más fuerza el poder político del Partido Comunista Chino sobre la región semi-autónoma y nada más hace dos semanas fue propuesta una controvertida ley que condena a la cárcel por tres años a quien se atreva a insultar el himno nacional.

Ben Bland, investigador del Instituto Lowy en Australia, dijo a Business Insider: “Beijing ha intensificado la presión sobre la ciudad durante la última década y esto lleva la campaña de represión a una nueva fase más preocupante.

Le puede interesar: