La organización socia del Laboratorio de Wuhan recibió millones de dólares de Google para investigar virus en China con origen animal y la posibilidad de que pasen a los humanos y generen una pandemia.

Gracias a un trabajo investigativo del medio The National Pulse, se reveló que la mega-empresa tecnológica Google Inc., a través de la organización EcoHealth Alliance, financió el trabajo del Laboratorio de Virología de Wuhan, ampliamente acusado de ser el lugar donde se creó el SARS-CoV-2, que generó la pandemia de COVID-19.

Más específicamente, Google, junto al Departamento de Defensa de Estados Unidos y la Fundación Rockefeller, contribuyeron financieramente para que EcoHealth lleve a cabo una investigación científica en 2010 del flavivirus del murciélago, donde se estudió su composición genética, su capacidad para transmitirse a los humanos y otras cosas.

Extracto del estudio “Encuesta de riesgo serológico y de comportamiento de trabajadores con contacto con la vida silvestre en China” (2018).

Este estudio del 2018, llevado a cabo por científicos chinos del régimencientíficos norteamericanos de EcoHealth, y con plata de Google, parece sentar las bases para la teoría que los coronavirus similares al SARS podrían convertirse en una epidemia peligrosa si se liberara uno en un mercado de animales como el de Wuhan.

Le recomendamos: Esta científica que DESTROZÓ el relato del CAMBIO CLIMÁTICO en el senado de EEUU

Ad will display in 09 seconds

La mayoría de las enfermedades infecciosas humanas tienen un origen animal, por lo tanto, comprender la interfaz entre humanos y animales en lo que respecta a la aparición y el riesgo de enfermedades es de suma importancia La creciente frecuencia y variedad de interacciones entre humanos y vida silvestre en China brindan oportunidades para la transmisión de enfermedades zoonóticas patógenos de animales a humanos”, asegura el paper.

Este estudio pudo haberle dado a los científicos de Wuhan la oportunidad perfecta para ensayar los virus del SARS, con estudios de ganancia de función, para aumentar su letalidad y lograr el pasaje de animal a humano.

La manipulación, el transporte y la matanza de la vida silvestre cazada o criada plantea un riesgo de propagación de patógenos a los seres humanos. En las provincias del sur de China, incluida Guangdong [y Wuhan] un porcentaje significativo de la población obtiene carne fresca para el consumo de los mercados húmedos, mercados comunitarios que se especializan en vender y sacrificar animales vivos, incluidos animales raros y en peligro de extinción. La investigación ha demostrado que las interfaces entre humanos y animales, como en estos mercados húmedos, proporcionan un entorno ideal para la aparición, transmisión y amplificación de enfermedades infecciosas“, concluye el artículo científico.

EcoHealth Alliance también canalizó cientos de miles de dólares de los contribuyentes estadounidenses del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) del Dr. Anthony Fauci a su socio de investigación, el Instituto de Virología de Wuhan, para realizar estudios sobre los coronavirus de murciélagos “asesinos”.

Fuente: La Derecha Diario