Este lunes Túnez estalló en protestas y hubo enfrentamientos entre los seguidores del Presidente del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial.

Todo empezó este domingo cuando el presidente tunecino Kais Said anunció la suspensión del Parlamento durante 30 días y removiera de su cargo al primer ministro Hichem Mechichi, algo que muchos definen como un auto-golpe de Estado para salvar la imagen del gobierno.

La decisión del máximo mandatario fue una respuesta a una serie de protestas contra el centroderechista Movimiento Ennahda, partido que gobierna al país, debido a la incipiente crisis económica y el aumento de los casos de COVID-19 en el país.

Said, que no tiene afiliación partidaria, asegura que el gobierno perdió el apoyo popular, a pesar de tener la mayoría en el Parlamento, y que por el mes de agosto gobernará él con el apoyo de las Fuerzas Armadas, hasta decidir qué hacer con la situación del país.

Pero no todos están en contra del gobierno, y este lunes Túnez amaneció prácticamente sumida en una guerra civil. Los seguidores de Said chocaron contra los simpatizantes del presidente del Congreso, Rached Ghannouchi, quien a su vez es el líder del Movimiento Ennahda, tuvieron lugar en las cercanías del Parlamento.

En respuesta, el presidente Said decretó el cese de los ministros interinos de Defensa y Justicia, Ibrahim Bartaji y Hasna Ben Slimane, respectivamente. Determinaciones que según sus palabras buscan “recuperar la paz social y salvar al Estado y la sociedad“.

La mesa del Parlamento se reunió este lunes por primera vez tras la disolución de la Asamblea y calificó la iniciativa de Said de “odioso golpe de Estado“, por lo que instó al Ejército y a las fuerzas de seguridad a “respetar su juramento de proteger la Constitución y preservar el Estado y las instituciones“.

También le recomendamos: “No me importa si crees que soy satanás reencarnado”: Otra rara declaración de Biden (Video)

Ad will display in 09 seconds

Ghannouchi desmintió haber sido consultado y haber dado su aprobación, tal y como sostiene Said, que asegura acogerse al artículo 80 de la Constitución que le otorga el poder de “tomar medidas excepcionales” ante un “peligro inminente” tras consultar con el jefe del Gobierno y el presidente del Parlamento.

Said anunció que gobernará con la ayuda de un nuevo primer ministro, que él mismo nombrará próximamente, y la retirada de la inmunidad parlamentaria de manera inmediata de todos los diputados.

Túnez inició su transición democrática en 2011 con la llamada “Revolución de los Jazmines”, que puso fin a dos décadas de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali, y durante la cual se han sucedido un total de diez gobiernos que han agravado todavía más la crisis económica y social.

Fuente: Derechadiario.com.ar