Redacción BLesLa policía francesa comenzó este lunes 9 de agosto a patrullar las calles parisinas pidiendo a la gente sentada en cafés, restaurantes y sentados en la vía pública prueba de que están vacunados contra el virus PCCh, que dieron negativo a la prueba de infección en las últimas 72 horas o que se han recuperado de la enfermedad en los pasados seis meses, reportó Breitbart.

Antony Paone, periodista de Reuters publicó en su cuenta de Twitter un video donde se ve a los policías pidiendo el ‘pasaporte sanitario’ o pass sanitaire en francés, en las calles de París.

“Los primeros controles de #Policía han comenzado como medida preventiva en #París en cafés y restaurantes donde el #PassSanitaire es obligatorio desde hoy. Multa de 135 euros a partir de la próxima semana, hasta 9000 euros en caso de reincidencia”, dice la explicación del periodista.

La medida, criticada de autoritaria, comenzó que comenzó a regir este lunes fue anunciada por el presidente Macron el pasado 12 de julio:

“Cuanto más vacunemos, menos espacio dejaremos para que el virus se propague. Es una nueva carrera de velocidad la que está en marcha. Debemos avanzar hacia la vacunación de todos los franceses”, dijo el presidente Macron.

“Desde principios de agosto, el pasaporte sanitario se aplicará a los cafés, los restaurantes, los hospitales, las residencias de ancianos y el transporte de larga distancia: aviones, trenes y autocares para los viajes largos”, agregó en su anuncio de la televisión nacional.

El ministro de Sanidad, Olivier Véran, declaró la semana pasada que se establecerá una excepción para las visitas de las personas que están en sus últimos días, aunque aclaró que: “las visitas frecuentes de las familias para llevar flores a un paciente, se han acabado porque provocan aglomeraciones”.

El anuncio provocó fuertes protestas en todo el país y se calcula que al menos 200 mil franceses tomaron las calles para oponerse a la vacunación obligatoria.

En más de 150 ciudades de Francia, el pasado 31 de julio una multitud de personas marchó bajo la consigna de “libertad” y resistió en las calles a pesar de que la policía antidisturbios intentó acorralarlos y lanzó gases lacrimógenos.

Macron dijo que dará hasta el 15 de septiembre tiempo para que todos los trabajadores sanitarios se vacunen. También se exigirá el pasaporte de vacunas a los empleados de los negocios abiertos al público de lo contrario podrán ser suspendidos.

La vacunación obligatoria en Francia también alcanzará a los niños entre 12 y 17 años que tendrán que mostrar prueba de vacunación a finales de septiembre.

Le recomendamos: Se FILTRÓ quién es el nuevo LOBBISTA de Huawei… Una pista, es demócrata

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El presidente Macron dijo que el pase sanitario es para proteger las libertades de los demás: “Se trata de la ciudadanía. La libertad sólo existe si se protege la libertad de todos… no vale nada si al ejercer nuestra libertad contaminamos a nuestro hermano, vecino, amigo, padres o a alguien con quien nos hemos cruzado en un evento. Entonces la libertad se convierte en irresponsabilidad”.

El pasaporte sanitario o de vacunas, ha generado amplio debate en todo el mundo debido al excesivo poder que intentan ejercer los gobiernos sobre las libertades civiles de la población.

Mientras los gobiernos abogan por aplicarlos bajo el argumento de cortar con los contagios del COVID, estudios realizados en países con tasas altas de vacunación como Israel, indican que las vacunas no necesariamente son efectivas para prevenir los contagios.

Reportes de la semana pasada indican que el 90 por ciento de los pacientes internados con coronavirus en Jerusalén son personas totalmente vacunadas.

Sumado a eso existen miles de reportes de los efectos adversos de las vacunas experimentales contra el virus PCCh que han puesto en duda la seguridad de las mismas, más allá de que las autoridades sanitarias insisten en que los efectos adversos son ‘sumamente aislados’.

En un grupo de Facebook llamado ‘Víctimas y familias de la vacuna Covid19’ que llegó a tener más de 65 mil miembros, y que fue recientemente censurado por Facebook, ciudadanos británicos contaban las historias personales o de familiares que sufrieron efectos adversos por las vacunas.

Entre las historias que incluyen muertes de personas sanas previas a la inoculación, hay casos de convulsiones, parálisis en las extremidades, enfermedad de Parkinson, derrames por coágulos, etc.

Sumado a ello, ninguna de las vacunas distribuidas globalmente cuenta con una autorización para su uso en humanos, sino que están siendo administradas bajo ‘uso de emergencia’ debido a que carecen de estudios de los efectos secundarios a largo plazo.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.