El venezolano Ilich Ramírez Sánchez fue condenado a su tercera cadena perpetua por su responsabilidad en el atentado con granada en una tienda en París, 1974

La justicia francesa condenó a cadena perpetua este jueves  al venezolano Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos “El Chacal”, por un atentado en una galería comercial de París en 1974 que dejó dos muertos y 34 heridos. Tras dos días de juicio, el tribunal destacó la “especial violencia” de este atentado perpetrado para “presionar al Estado”.

El venezolano Ilich Ramírez Sánchez compareció ante el tribunal en su tercer juicio que fijór la pena por su responsabilidad en un atentado en Paris en 1974.

Ramírez Sánchez, de 71 años, respondió “muchas gracias” al conocer la pena. Un tribunal de apelación había confirmado en 2018 la cadena perpetua, la tercera para Carlos “El Chacal”, por haber lanzado una granada en la galería Drugstore Publicis, en el corazón de París. Sin embargo, la Corte de Casación anuló en 2019 parcialmente esa sentencia y ordenó que se celebrara un nuevo juicio únicamente sobre la pena.

Pese a ello, siguiendo la recomendación de la Fiscalía (que pidió prisión de por vida), los magistrados no redujeron este jueves la condena contra el autoproclamado “revolucionario profesional”, que con esta nueva pena ve culminado su recorrido jurídico en Francia, donde está encarcelado desde que en 1994 fuera detenido por los servicios secretos franceses en Sudán.

El acusado de 71 años, en prisión en Francia desde su captura en 1994 en Sudán, entró en el banquillo de los acusados sonriente, vestido con chaqueta oscura y camisa azul, y con la mascarilla por debajo de la nariz.

“Estoy de vacaciones forzadas desde hace 27 años y medio”, le dijo al presidente del tribunal cuando le urgió a identificarse.

Esta figura de la lucha armada “antiimperialista” de entre 1970 y 1980 ya fue condenada dos veces a perpetuidad por un triple asesinato en 1975 en París y cuatro atentados con bomba cometidos en Francia en 1982 y 1983 (11 muertos y 191 heridos).

Fue en Francia donde cometió la mayoría de los atentados que lo convertirían en uno de los fugitivos más buscados del mundo y llevarían a su famoso apodo, “El Chacal”.

Como líder de una célula armada del FPLP, “Carlos” participó en ataques con coche-bomba contra las redacciones de varios periódicos en París.

Pero el atentado más notorio que se le atribuyó en 1974 fue el del asalto a la embajada de Francia en La Haya, en Holanda, durante el cual el embajador y diez personas más fueron mantenidas rehenes por cinco días.

Si bien ese secuestro fue llevado a cabo por un comando del Ejército Rojo Japonés, un grupo ligado al FPLP, las autoridades francesas consideraron que “Carlos” fue el autor intelectual.

Patricia Chung – miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.