Redacción BLesUn informe de 2.500 páginas contiene los resultados de la investigación que durante 2 años y medio realizó la Comisión Francesa Independiente contra los Abusos Sexuales en la Iglesia (CIASE, por la sigla en francés), según el cual al menos 216.000 niños fueron violados en las últimas 7 décadas. 

Los abusadores habrían sido alrededor de 3.000 sacerdotes o religiosos hombres, y al incluir a los laicos que trabajaron en instituciones religiosas, el número de las víctimas llegaría a 330.000, de acuerdo con DW del 5 de octubre. 

La CIASE recurrió a archivos de la Iglesia, de los tribunales, de la prensa y de la policía, además de entrevistas con testigos. 

Aunque las acciones legales han prescrito para la mayoría de los delitos, algunas docenas de ellos se encuentran dentro del límite de los 40 años.  

El director de la investigación, Jean-Marc Sauve, calificó la situación de “muy grave”, agregando que “alrededor del 60% de los hombres y mujeres que sufrieron abusos sexuales tienen problemas importantes en su vida sentimental o sexual”.

Asimismo, la Comisión concluye que “la Iglesia católica es, después del círculo de la familia y los amigos, el entorno con mayor prevalencia de violencia sexual”.

Entre sus recomendaciones para prevenir los abusos hace énfasis en la adecuada formación de los sacerdotes y de los otros clérigos, en la revisión del código legal que el Vaticano utiliza para gobernar la iglesia, y en la creación de políticas que reconozcan y ofrezcan compensación a las víctimas.

Una de las víctimas, François Devaux, es también director del grupo de víctimas “La Parole Liberee” (La Palabra Liberada), y considera que el cálculo de 300.000 víctimas es minúsculo dado que las “víctimas no se atrevieron a hablar o a confiar en la comisión”.

“Es indispensable que la Iglesia repare el daño causado por todos estos delitos, y la compensación es el primer paso”, agregó Devaux.

Devaux fue abusado por Bernard Peynat, un sacerdote ya expulsado, declarado culpable de abusos sexuales a menores y condenado a cinco años de prisión, quien reconoció haber violado al menos a 75 niños.

“Estamos consternados”, expresó el jefe de la conferencia episcopal francesa, monseñor Eric de Moulins-Beaufort, quien también manifestó su vergüenza y pidió perdón.

Los abusos descubiertos en Francia no son excepcionales, al menos 3.677 niños fueron víctimas de abusos de religiosos en Alemania entre 1946 y 2014, según un informe de 2018, y, según abogados independientes, en Estados Unidos hubo más de 11.000 denuncias, según Swissinfo.ch. 

Otros escándalos también estallaron en Chile, Argentina, Canadá y Australia. Uno de los casos más terribles es el denunciado en Canadá, en donde al parecer también ocurrieron asesinatos. 

Allí, la jefa de la comunidad indígena canadiense Tk’emlúps te Secwépemc, Rosanne Casimir, informó del hallazgo de los restos de 215 niños, confirmando uno de los capítulos más oscuros y terribles de la historia del país.

“Este pasado fin de semana, con la ayuda de un especialista en radares de penetración terrestre, salió a la luz la cruda verdad de los hallazgos preliminares: la confirmación de los restos de 215 niños que fueron alumnos del Colegio Residencial Indio de Kamloops”, dijo Casimir según el medio regional CFJC Today del 27 de mayo. 

Asimismo, declaró que las muertes de esos niños, incluso de 3 años de edad, no estaban documentadas, y agregó: “En este momento tenemos más preguntas que respuestas”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.