Redacción BLes– El discurso del dictador chino Xi Jinping en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), en el cual defendió el multilateralismo y el estado de derecho, despertó fuertes críticas de especialistas en temas internacionales.

En el 75º aniversario de la ONU, Xi aseguró el martes que “China seguirá siendo un verdadero seguidor del multilateralismo” y que “sostendrá con firmeza el orden internacional respaldado por el derecho internacional”.

“Estas son peticiones razonables, pero extrañas viniendo de Xi”, indicó al respecto Zack Cooper, investigador del American Enterprise Institute. 

El experto cuestionó fuertemente a la dictadura china destacando la hipocresía de Xi en cuestiones relativas a los derechos humanos, el estado de derecho y el multilateralismo.

“¿Está el Partido Comunista persiguiendo la ‘justicia’ en Xinjiang?”, se preguntó Cooper acerca de los impactantes informes que han salido a la luz y que exponen los campos de trabajo forzado donde se recluye a la minoría uigur.

Asimismo, cuestionó si Beijing respeta el estado de derecho en Hong Kong, luego de aplicar su controvertida ley de seguridad nacional.

“El Partido Comunista debe abrazar la justicia, el estado de derecho, la cooperación y la acción real en casa antes de pedir a otros que sigan esos principios en el extranjero”, apuntó el especialista al ser consultado por el Washington Free Beacon.

En diálogo con el mismo medio, el experto de la Fundación Heritage, Brett Schaefer, compartió preocupaciones similares sobre el discurso de Xi, poniendo como ejemplo el conflicto latente en el Mar de China.

“Es irónico ver a China instando a la ONU a defender el estado de derecho y pidiendo respeto mutuo e igualdad entre todas las naciones, ya que rechazó el fallo contra Beijing de la Corte Permanente de Arbitraje de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que China ha ratificado, y sigue reclamando ilegalmente el control de zonas del Mar de China Meridional”, señaló Schaefer.

El experto también cuestionó que Xi destacara en su discurso su compromiso con la Organización Mundial de la Salud (OMS), entidad que ha sido fuertemente criticada por la comunidad internacional precisamente por su complicidad con la dictadura china durante la pandemia de coronavirus, también llamado virus PCCh (Partido Comunista chino).

De hecho, llaman la atención las palabras del líder chino teniendo en cuenta los informes recientes que muestran cómo la complicidad entre la OMS y la dictadura china durante la propagación del virus PCCh provocó que decenas de miles de personas murieran y que se destruyeran millones de puestos de trabajo.

Es más, los republicanos del comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos publicaron un documento de 90 páginas esta semana acusando al PCCh y a la OMS de haberle costado a China y al mundo miles de vidas y de haber empeorado la pandemia al dirigir una respuesta de coronavirus adaptada a los intereses internos de China.

En ese mismo sentido se pronunció el presidente estadounidense Donald Trump ante la ONU: “Debemos responsabilizar a la nación, que desató esta plaga en el mundo, China”.

“Las Naciones Unidas deben responsabilizar a China por sus acciones”, apuntó el mandatario.

“La falta de transparencia y cooperación de Beijing en la notificación del brote de COVID-19 contribuyó directamente a su propagación, que provocó cientos de miles de muertes y la pérdida de producción económica por valor de billones de dólares”, indicó por su parte Schaefer.

El especialista explicó que con el discurso de Xi ante la ONU, “Beijing está tratando nuevamente de evitar la responsabilidad por sus acciones y la OMS, vergonzosamente, ha ayudado a China en este esfuerzo”.

“China apoya el orden internacional y el derecho internacional solo en la medida en que puede utilizar ese sistema para promover sus intereses, como lo demuestra su beligerancia hacia sus vecinos, sus depredaciones contra su propio pueblo y su apoyo y voluntad de utilizar su veto para proteger a los países más desestabilizadores del mundo como Corea del Norte”, concluyó.

Miguel Díaz – BLes.com