En una Europa que ha iniciado el desconfinamiento paulatino, Italia, que lleva enclaustrada dos meses y sigue convaleciente de la pandemia de COVID-19, espera con ansias el lunes (04.05.2020) para ver la suspensión parcial de las restricciones.

Los italianos esperan con impaciencia la reapertura de parques, la posibilidad de visitar a la familia o de reuniones de 10 personas como máximo, desplazamientos circunscritos al interior de la comuna de residencia o la venta para llevar en bares y restaurantes.

“Quiero llevar a mi anciana madre al mar, ¿puedo?”, se preguntaba Pietro Garlanti, de 53 años, con mascarilla y guantes de plástico, al comprar el periódico en un kiosko de Roma. “Espero que los diarios nos digan lo que podemos hacer o no”.

El domingo por la mañana, al igual que en los últimos dos meses, las grandes avenidas históricas del centro de Roma estaban casi desiertas. Solo algunos deportistas rompían el silencio atronador haciendo jogging alrededor del edificio o los amantes del aeróbic matutino en las terrazas.

Estricto confinamiento

Sometidos desde el 9 de marzo a un estricto confinamiento, los italianos, que han sido duramente golpeados por la epidemia con cerca de 29.000 muertos, en particular en Lombardía (norte), se preparan para un levantamiento gradual de las medidas a partir del lunes.

“No bajen la guardia. La fase II empieza. Debemos ser conscientes de que esto será el inicio de un desafío todavía mayor”, alertó el responsable de la célula encargada de responder a la pandemia, Domenico Arcuri, no sin antes recordar que la “libertad relativa” que van a conseguir los italianos se puede frustrar en caso de un aumento de contagios.

Alemania

La supresión de las restricciones ya está en ruta en Alemania, donde las escuelas reabren progresivamente en algunas regiones este lunes.  Otra señal de normalización, el ministro alemán del Interior se mostró favorable del domingo a reanudar la liga de fútbol, la Bundesliga, en una entrevista al diario “Bild”.

En Austria, las calles comerciales de Viena recuperaron el sábado el bullicio con la reapertura de las tiendas, mientras en los países escandinavos, donde las “medidas barrera” y la distancia social siguen en vigor, pero la gente puede salir a la calle.

Francia

Francia, también muy afectada por la pandemia con 24.760 muertos, prevé iniciar el desconfinamiento el 11 de mayo, pero de manera muy prudente y a diferente ritmo, según las regiones. El Gobierno decidió el sábado prolongar dos meses, hasta el 24 de julio, el estado de urgencia sanitaria en vigor desde el 24 de marzo, al considerar que la supresión sería “prematura”. 

España

Los 47 millones de españoles, encerrados desde mediados de marzo, empezaron a descubrir el sábado la felicidad de volver a la calle. En Madrid, Barcelona y en muchas otras ciudades, mucha gente salió a correr, tomar el aire, a veces en grupo. El desconfinamiento del país se hará en varias fases hasta finales de junio, mientras el número de muertos diarios cayó a 164, el número más bajo desde el 18 de marzo.

Reino Unido

En Reino Unido, se ha alcanzado el pico de la pandemia, según el primer ministro Boris Jonhson, que ha prometido un plan de desconfinamiento la semana próxima. Con 28.131 muertos hasta el sábado, el país es el segundo más afectado en Europa, por detrás de Italia.

Fuente: DW.