La explosión de la burbuja inmobiliaria y la llegada de la pandemia destruyeron el milagro español. El país mantiene los niveles más elevados de desocupación juvenil en toda la Unión Europea y la tasa de desocupación total no baja del 13% desde 2008.

Si bien la crisis generada por la pandemia no impactó tan violentamente en el mercado laboral como sí lo había hecho la crisis inmobiliaria de 2008, España mantiene una tasa de desocupación alarmante y lidera el índice para el segmento juvenil en toda la Unión Europea (UE).

El desempleo juvenil español llegó a situarse en el 37,4% en el pasado mes de junio, el más alto de la UE, superando superando a Grecia. La tasa de desocupación total bajó al 15,1% después de haber trepado al 16,5% en agosto del año pasado. Antes de la pandemia, la desocupación parecía estabilizarse en el 13,8% según el dato de febrero de 2020.

La recuperación en el nivel de actividad desde finales de marzo supuso un impacto casi mecánico sobre el mercado laboral, pues se llegaron a crear un total de 464.000 empleos en junio.

Los altos niveles de desocupación no son un fenómeno moderno para España y obedecen a una serie de distorsiones y rigideces en la legislación laboral. Entre 1980 y 2000 la tasa de desocupación promedio fue del 18,4%, con picos que llegaron incluso al 21,6% en 1986 y 24,6% en 1994, ambos durante la administración socialista de Felipe González.

El ex presidente José María Aznar introdujo pequeños cambios normativos entre 1998 y 2004 para posibilitar un muy modesto avance en la flexibilización laboral, pero la legislación continúo sosteniendo importantes restricciones. Con los pequeños avances, un gran dinamismo económico y en medio de la burbuja inmobiliaria, el desempleo español lograba bajar a un 7,9% en mayo de 2007.

La crisis de las hipotecas y las altas rigideces laborales dispararon la desocupación entre 2008 y 2013, llegando a registrar un nivel histórico del 26,2% en julio de 2013. Nuevamente bajo una administración no socialista, en 2012 España emprendió una reforma laboral que permanece vigente hasta la actualidad, y a pesar de las peticiones de personalidades extremistas en el Gobierno actual.

También le recomendamos: Revelan que Soros financia a 37 relatores especiales de la ONU (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El resultado de la flexibilización fue una caída considerable en la desocupación, pues esta pasó de aquel 26,2% en 2013 a un 13,8% inmediatamente antes de la pandemia. La reforma laboral de Mariano Rajoy supuso una importante flexibilización, pero no logró armonizar la legislación española con las normativas vigentes en el resto de los países europeos con resultados exitosos, como Alemania, Dinamarca, Irlanda, Lituania, Letonia, Hungría y Holanda.

La discrepancia entre la disfuncional legislación española y la europea se traducen en un diferencial importante sobre las tasas de desempleo, pues la Eurozona logró concretar un promedio del 7,7% en junio de este año. Las divergencias dentro de la propia UE corresponden, a su vez, a diferencias normativas entre países como Francia y Alemania.

El gobierno socialista de Pedro Sánchez evitó avanzar significativamente en la derogación de la reforma laboral de Rajoy como pretendían sus aliados de Podemos, pero también se negó a cualquier tipo de profundización. En consecuencia, es de esperar que la tasa de desempleo de equilibrio natural o “NAIRU” se mantenga en niveles altos, con ligeras variaciones dependiendo del ritmo de la actividad económica.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.