El Consejo de Ministros de Pedro Sánchez le dio luz verde a la ley trans que quiere presentar el sector más feminista del gobierno, que permite el cambio de sexo a partir de los 14 años.

Concluyó después de varios meses de duras negociaciones dentro del Partido Socialista (PSOE) la polémica “Ley Trans”, con un triunfo del ala más radical feminista del gobierno. El Consejo de Ministros dio luz verde para que el proyecto de ley ingrese al Congreso.

La negociación había comenzado en marzo, cuando el Ministerio de Igualdad hizo público el texto que había redactado con el objetivo de “despatologizar al colectivo trans” y eliminar los trámites que en la actualidad se les exigen para realizar el cambio de género: informe médico que les diagnostica una disforia de género y tratamiento hormonal durante dos años.

Curiosamente, el ala más feminista del PSOE presionó y logró que no se incluya un artículo sobre “autodeterminación de género”, que hubiera prácticamente eliminado la diferenciación entre masculino y femenino a los ojos del Estado, sacando esta categoría del registro civil.

Los socialistas ya mostraron en 2020, en un documento interno del partido, su oposición a la autodeterminación de género por dos cuestiones. La primera porque “desdibujan a las mujeres como sujeto político y jurídico”, y la segunda porque el género “no existe”.

“Me preocupa la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad”, señaló la vicepresidente Carmen Calvo en una entrevista. La mandataria ha encabezado las principales críticas públicas hacia esta norma y defendió, en su lugar, la “Ley de Igualdad de Trato”, conocida como “ley Zerolo”, que impulsa el PSOE en el Congreso de los Diputados de manera paralela, y que es más moderada.

Detalles de la “Ley Trans”

Tal y como informó el Ministerio de Igualdad, el proyecto de ley determina que el proceso para el cambio de género en el registro de identidad de la persona se debe iniciar yendo a las oficinas del Registro Civil, aunque se habilita a que este paso también se pueda hacer online.

Allí se le hará entrega del formulario que deberán completar manifestando su disconformidad con el sexo mencionado en su inscripción de nacimiento y su solicitud de que se proceda a la correspondiente “rectificación”.

También le recomendamos: La Unión Soviética ordenó a Oswald asesinar a JFK, revelan exjefes de la CIA y KGB (Video)

Ad will display in 09 seconds

En ningún momento se podrán pedir pruebas médicas, testificales o documentales de por qué la persona debe cambiar de género.

Para que el proyecto sea aprobado por el Congreso, se agregaron algunas concesiones: primero y principal se exige que se dejen pasar tres meses desde la primera vez que la persona comparece ante el Registro Civil para iniciar el trámite, con el objetivo de dejar un tiempo de introspección y arrepentimiento. Además, se impide que una persona se pueda cambiar de sexo continuamente, al requerir que pasen seis meses desde el cambio y tener que solicitarlo en la jurisdicción nuevamente.

De todos modos, la misma ley exige que todo el proceso culmine como máximo a los cuatro meses desde que se inicie el trámite, y el gobierno no puede pedir evidencia de disforia de género en ningún momento.

Este trámite se habilita para cualquier persona española a partir de los 16 años. Entre los 14 y los 16 años, los menores deben ser asistidos por “sus representantes legales”. Entre los 12 y los 14 años se autoriza el cambio de nombre pero la modificación del sexo se debe reclamar ante la jurisdicción voluntaria. Por último, se prohíbe el cambio de género a los menores de 12, aunque sí se habilita el cambio de nombre.

La oposición, liderada por el partido VOX y el sector conservador del Partido Popular (PP), argumenta que la autodeterminación de género, o sea, eliminar la categoría de sexo del registro civil, eso que Pedro Sánchez tanto se opuso, termina reducida a un mero trámite.

El texto subraya que el proyecto “reconoce la voluntad libremente manifestada y el derecho a cambiar el sexo en el registro civil sin documentación o requisitos médicos”. Es decir, que el PSOE asume que se da luz verde a la autodeterminación de género, aspecto que negaban en Vicepresidencia por el hecho de que la expresión no aparecía en la norma.

La ley contempla duras penas para las personas que se nieguen a firmar el cambio de género, por lo que los opositores aseguran que esto se trata de una ley mordaza. Además, se considera que los padres pierden la patria potestad sobre sus hijos, ya que estos pueden iniciar los trámites incluso con 16 años sin consentimiento de los padres.

“Los padres tienen que firmarle el boletín a fin de año y deben firmarles cuando van de viaje escolar, pero no podrán dar el permiso para que sus hijos cambien de sexo”, aseguraron desde VOX.

Por Derechadiario.com.ar