La justicia estadounidense acusa a Claudia Patricia Díaz y a su esposo de formar parte de un entramado con el empresario ligado al chavismo, Raúl Gorrín, por el pago de sobornos. Entre 2011 y 2013 este les habría pagado unos 65 millones de euros

Claudia Patricia Díaz Guillén, exenfermera de Hugo Chávez y extesorera del régimen será extraditada a Estados Unidos por autorización de la Audiencia Nacional Española. Allá deberá rendir cuentas por los delitos de blanqueo de capitales y organización criminal en complicidad con el empresario Raúl Gorrín, una de las personas que más fortuna logró hacer a través de contratos con el chavismo.

Díaz Guillén interpuso previamente recursos legales para evitar su extradición, pero todos fueron rechazados. Entre estos, que ya estaba siendo investigada por los mismos hechos en España, así como el haber obtenido la nacionalidad española en abril de 2021, según reseñó EFE.

Pero sus delitos serán difíciles de borrar con esas excusas. La exenfermera de Chávez forma parte de un oscuro y complejo entramado que incluyó sobornos y enriquecimiento que también involucra a su esposo, Adrián Velásquez Figueroa (guardaespaldas de Chávez). El Tribunal Federal de Distrito Sur de Florida lo catalogó como una “estratagema corrupta” que funcionó desde 2008 a 2017.

Según información de las autoridades estadounidenses, Gorrín pagó «cientos de millones de dólares» para asegurarse el derecho de participar en transacciones de cambio de moneda extranjera, que le reportaron unas ganancias de otros cientos de millones de dólares.

La estrategia de Raúl Gorrín

Los detalles de las investigaciones estadounidenses arrojaron que Gorrín utilizó cuentas bancarias cuyos titulares eran empresas ficticias y disfrazó numerosos pagos de sobornos a la extesorera, pagando a su esposo en vez de a ella directamente.

Este empresario «boliburgués» está actualmente prófugo de la justicia. Pero antes de que sus finanzas fueran investigadas, se codeó con las figuras más representativas del chavismo como el mismísimo dictador Nicolás Maduro.

Con los años logró amasar una enorme fortuna. Su estrategia se basaba en prometer, autorizar y pagar a funcionarios del chavismo, incluidos dos tesoreros nacionales (Alejandro Andrade y Claudia Patricia Díaz Guillén) para «asegurarse una ventaja indebida en la obtención y retención del derecho de efectuar transacciones de cambio de moneda extranjera con tasas favorables». El monto sería de 159 millones de dólares, según la corte de Florida.

El exguardaespaldas de Chávez

Sobre Adrián Velásquez, esposo de la acusada y exguardaespaldas del fallecido dictador Hugo Chávez, también hay novedades. Recientemente pidió a la justicia en España que no lo entregara a Estados Unidos. Él también obtuvo la nacionalidad española. Sin embargo, la fiscal del caso determinó que Velásquez lo hizo como un «fraude de ley» para evitar su extradición.

El matrimonio fue detenido en diciembre del año pasado, aunque sus procedimientos avanzan de manera independiente. Según EE. UU., Gorrín transfirió entre 2011 y 2013 unos 65 millones de euros desde cuentas suyas en Suiza a cuentas de Velásquez y de su pareja en Florida y Texas. También les efectuó pagos de aviones privados, yates, mansiones, caballos, relojes, entre otros.

Adrián Velásquez niega sus delitos. Dice que el dinero proviene de empresas en conjunto «con su hermano» y que su esposa tampoco cometió delito alguno. Pero los números hablan por sí solos.

Oriana Rivas – PanAm Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.