Redacción Bles –Varias asociaciones de padres se quejaron con el gobierno progresista de Escocia por una encuesta escolar en la que, bajo el argumento de querer conocer las necesidades de los niños para poder aconsejarlos bien, se les pregunta a menores de 14 años sobre su experiencia con el ‘sexo anal, oral’ y otras preguntas obscenas.

Eileen Prior, directora ejecutiva de Connect, la organización de padres más grande de Escocia, envió una carta a Nicola Sturgeon, actual primera ministra de Escocia para quejarse sobre la encuesta anual que el sistema educativo envió a las escuelas y colegios del país para completar este año.

Según reportó The Guardian, ha generado desaprobación por hacer preguntas a los alumnos de secundaria a partir de 4º curso sobre las relaciones y la salud sexual, con una pregunta muy comentada en la que se pedía a los alumnos que enumeraran el grado de experiencia sexual que habían tenido, desde besos hasta sexo vaginal y anal.

Prior aseguró que la encuesta ‘no es apta para su propósito’ y cuestionó duramente la línea de preguntas: “¿Por qué los legisladores necesitan saber sobre el sexo oral?”

Además de cuestionar la obscenidad de las preguntas que no van acorde a la edad de los niños encuestados, la Sra. Prior también dijo que la forma en que el gobierno maneja la confidencialidad de la información no es una garantía.

“No hay ninguna declaración que diga exactamente quién examinará los datos y cuáles son los fines de la investigación en concreto”, escribió Prior en su carta. “La información recopilada hace claramente identificables a los niños y jóvenes a nivel escolar, local o nacional”.

“No se menciona cómo se almacenarán los datos (o) cómo se restringirá o gestionará el acceso”, agregó.

Para llenar la encuesta los niños deben usar un ‘número único de candidato escocés’ y el gobierno puede identificar a cada estudiante ‘en circunstancias excepcionales’, aunque no se hace mención cuales serían las circunstancias excepcionales y eso es lo que el grupo de padres está señalando como peligroso.

Nicola Sturgeon por su lado dijo que la encuesta no es obligatoria y tanto las autoridades de cada escuela, así como los padres podrían optar no hacerla.

Argumentando por qué se decidió incluir esa línea de preguntas, la primera ministra dijo:

“Podemos esconder la cabeza en la arena y fingir que los jóvenes no están expuestos a los problemas o a las presiones a las que sabemos que están expuestos. O podemos tratar de comprender adecuadamente la realidad a la que se enfrentan los jóvenes y proporcionarles la orientación, el asesoramiento y los servicios que necesitan para tomar decisiones seguras, sanas y positivas”.

Un portavoz del gobierno escocés aclaró que: “Las encuestas sobre salud y bienestar como ésta no son nuevas y desempeñan un papel crucial para garantizar que los niños y los jóvenes tengan acceso a la ayuda, el asesoramiento y los servicios que necesitan”, aunque una de las cosas que Connect cuestiona es que no se ha delineado cómo usarán la información recopilada ni quién tendrá acceso.

Con las políticas progresistas, la educación sexual se ha introducido en las escuelas en todo el mundo, despertando la oposición de los padres que se niegan a que sea la escuela, que inicialmente era un lugar para aprender las ciencias básicas, quien trate de moldear el carácter moral de sus hijos, quitándoles el rol de padres, especialmente cuando muchas de las tendencias modernas van en contra de las enseñanzas tradicionales que muchos transmiten a sus hijos.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.