Los guardias le apodaron “Hannibal Lecter Jr”, por los juegos mentales que usaba con ellos.

Una asesina trans, condenada a cadena perpetua por haber estrangulado a su compañero de celda con los cordones de los zapatos, tiene un extraño reclamo a las autoridades de la prisión donde cumple su sentencia: ser tratada como bebé, usar pañales y que los guardias le den la mano para salir y entrar a su celda, por ser un menor de edad.

La acusada de asesinato está identificada como Sophie Eastwood, de 36 años, y se encuentra encerrada en la prisión de Polmont, en Falkirk, Escocia.

Eastwood se encuentra cumpliendo condena por haber asesinado a Paul Algie, de 22 años, en 2004.

En ese entonces, Sophie era conocida como Daniel, y a los 18 años fue encerrado en un instituto para jóvenes delincuentes por conducción peligrosa. Estaba a un mes de cumplir su condena cuando estranguló a Algie.

Inteligente, suspicaz, los guardias le apodaron “Hannibal Lecter Jr”, por los juegos mentales que Daniel usaba con ellos.

Confirma que es un bebé

Fuentes del Servicio Penitenciario Escocés señalaron al medio que Eastwood es una presa “difícil, manipuladora” y que se niega a “seguir las reglas” o a rehabilitarse y que es por esa razón que no se le ha puesto en libertad después de 17 años.

Pero el nuevo reclamo de Eastwood tiene estupefactos a los guardias. Además de ser tratada como bebé y usar pañales, exige que se le dén papillas, acorde a la infante que es.

El centro penitenciario no cuenta con un protocolo para tratar a las presas que deciden ser “bebés”, pero está “considerando debidamente” la solicitud por “razones de derechos humanos”.

Su transición de cambio de sexo

Primero, Daniel dijo ser gay, pero en 2016, se declaró trans y comenzó la transición hacia Sophie.

En 2019 cumplió su condena mínima de 15 años de prisión. Sin embargo, las autoridades no consideran liberarla.

Diarios como el El Universal afirman que la asesina, nacida en Essex, se queja de que si no fuera trans, si se hubiera quedado como Daniel, ya sería libre.

Eastwood toma bloqueadores de testosterona y está en cárceles de mujeres desde 2018. Pese a lo que aseguran las autoridades penitenciarias, la mujer asegura que está arrepentida de haber asesinado a Algie.

Por Emery Barreto – Miami Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.