Redacción BLes – Desde que la pandemia por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) o nuevo coronavirus comenzó a representar una amenaza para el mundo, el régimen chino ha buscado la manera de desviar la atención sobre su mala gestión del brote importando equipos médicos a los países más afectados.

Pero la supuesta ayuda liderada por el régimen chino y su afán por donar equipos médicos a los países que han visto un incremento en los decesos de ciudadanos a causa del coronavirus sólo ha acentuado su mal manejo de la pandemia, y un ejemplo de ello son los países que han recibido suministros de mala calidad.

España, Reino Unido, Turquía y los Países Bajos, han reportado las características deficientes en máscaras y kits de prueba enviados por empresas chinas como Shenzhen o Bioeasy Biotechnology, esta última estuvo en medio de una controversia en España luego de que el gobierno descubriera que no contaba con una licencia para vender sus productos.

Por el momento la llamada ‘diplomacia de las mascarillas’ administrada por el régimen chino ha llevado a que se importe un total de 2.400 millones de equipos de protección, según datos del gobierno.

El embajador de los Estados Unidos en Polonia, Georgette Mosbacher en declaraciones con el New York Times denunció la manera como el Partido Comunista Chino quiso extorsionar al presidente Andrzej Duda, pidiendo sus agradecimientos al presidente chino Xi Jinping luego de recibir ayuda, una medida que usaría posteriormente el régimen chino como propaganda a favor.

“Polonia no iba a recibir estas cosas a menos que se hiciera la llamada telefónica, para que pudieran usar esa llamada telefónica”, señaló Mosbacher.

Alemania fue otro país ante el cual el régimen chino buscó respaldo a cambio de ayudas. De acuerdo con el periódico alemán Die Welt Am Sonntag, los funcionarios chinos tuvieron acercamientos con el gobierno alemán para conseguir opiniones favorables sobre su manejo de la pandemia.

En un artículo del New York Times se señaló que “a menudo, los funcionarios chinos le dicen a sus contrapartes en el extranjero que deben agradecer públicamente a China a cambio de los envíos, dicen funcionarios, ejecutivos y analistas occidentales con conocimiento de los intercambios”.

Para la directora de estudios de Asia en el Consejo de Relaciones Exteriores, Elizabeth C. Economy, “lo que más me llama la atención es la medida en que el gobierno chino parece exigir muestras públicas de gratitud de otros países; Ciertamente, esto no está en la tradición de los mejores esfuerzos de ayuda humanitaria”.

“Parece extraño esperar declaraciones firmadas de agradecimiento de otros países en medio de la crisis”, declaró Economy a The Times.

Pero las determinaciones del régimen chino que delatan su mala gestión para contener el brote del virus, así como la desinformación, van más allá.

De acuerdo con el grupo de expertos británico Henry Henry Society (HJS), “desde el principio, el PCCh intentó censurar los intentos de los ciudadanos chinos para identificar y publicar la verdad sobre los orígenes, la naturaleza y los peligros del virus”.

“No todos estos esfuerzos de censura tuvieron éxito, y salió a la luz un cuerpo considerable de datos corroborativos independientes”, añadieron.

En los primeros informes encubiertos por el régimen chino que fueron conocidos por South China Morning Post, el primer caso registrado de contagio por coronavirus habría aparecido el 17 de noviembre del 2019, y para el 8 de diciembre habrían aparecido entre 1 y 5 nuevos casos.

Los informes de SCMP señalaron que el 27 de diciembre ya habían 127 casos confirmados con el virus del PCCh momento para el cual se dio a conocer la denuncia por el brote de contagios en Wuhan por parte del fallecido doctor Li Wenliang.

No obstante no fue hasta el 31 de diciembre que el régimen chino informó a la OMS sobre los contagios, al mismo tiempo la entidad de salud internacional desestimó que hubieran pruebas por contagio de persona a persona.

Las voces inconformes frente a la responsabilidad de China en la pandemia, así como las pruebas de su fraudulento manejo cada vez tienen un mayor peso. 

De acuerdo a un reciente informe por agencias de inteligencia ‘Five Eyes’, de Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Gran Bretaña, se denuncia al régimen chino por su falta de “transparencia” a la hora de suprimir o destruir de manera deliberada evidencia relevante relacionada con el brote del virus, informó The Saturday Telegraph.

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds