Un nuevo hallazgo publicado en la revista Nature Communications revela la posible relación parasitaria que tenían las garrapatas con los dinosaurios hace aproximadamente 100 millones de años. El insecto fue descubierto fosilizado al interior de un fragmento de ámbar junto con una pluma que pertenecería a un dinosaurio del periodo cretácico.

El hecho conmocionó a los investigadores dado que es la primera vez que se logra encontrar una muestra fosilizada que contenga tanto al parásito junto con los restos de su huésped, tal descubrimiento es el más antiguo hallado hasta la fecha.

 

Foto: Nature Communications

No obstante, hasta ahora han resultado infructuosos los esfuerzos por obtener el material genético de las especies fosilizadas puesto que la vida de una molécula de ADN extraída de los restos de los animales es corta.

De igual modo, el hallazgo de la pieza de ámbar sirve para el estudio de las especies de dinosaurios emplumados que habitaban el cretáceo, los cuales finalmente evolucionaron en las aves actuales, y por otra parte los restos de los animales en el fragmento de ámbar puede arrojar luz sobre el proceso de evolución en la relación parasitaria.

Según EurekAlert, el doctor Ricardo pérez de la fuente, un investigador del Museo de la Universidad de Oxford; “El registro fósil nos dice que plumas como la que hemos estudiado ya estaban presentes en una amplia gama de dinosaurios terópodos, un grupo que incluía formas terrestres sin capacidad de volar, así como dinosaurios parecidos a pájaros que tenían una gran capacidad de para volar”.

Continúa” Así que aunque no podemos estar seguros de qué tipo de dinosaurio se alimentaba la garrapata, la edad media cretácea del ámbar birmano confirma que la pluma ciertamente no pertenecía a un pájaro moderno, ya que estos aparecieron mucho más tarde en la evolución de los terópodos según la evidencia fósil y molecular actual”.

El hallazgo del fósil también aportó a la identificación de las garrapatas que se alojaban en los dinosaurios, cuyo nombre científico es “Deinocroton Dráculi (garrapata terrible de drácula) un espécimen actualmente extinto y que tenía la capacidad de crecer 8 veces más en tamaño.

Los investigadores mantienen el escepticismo de si el parásito arácnido sólo elegía a dinosaurios como sus huéspedes o si se encontraban además en mamíferos.

Lee más: http:// bles.com.