Redacción BLes – Un estudiante de la Universidad de Minnesota fue arrestado en China y sentenciado a seis meses de prisión por una serie de tweets que publicó mientras estaba en los Estados Unidos, según un documento de la corte china, revisado por el sitio web Axios

Algunos de los tweets del estudiante detenido contenían imágenes de caricatura y textos que aparentemente ofenden a un “líder nacional”.

Según un documento oficial de la corte del 5 de noviembre de 2019, la policía china detuvo a Luo Daiqing, de 20 años, en julio de 2019 en Wuhan, su ciudad natal, luego de que este regresara del final del semestre de primavera.

El documento de la corte dice que “en septiembre y octubre de 2018, mientras estudiaba en la Universidad de Minnesota” Luo “usó su cuenta de Twitter para publicar más de 40 comentarios denigrando la imagen de un líder nacional y fotos indecentes”, lo que “creó un impacto social negativo”.

Después de meses de detención, Luo fue sentenciado en noviembre de 2019 a seis meses de prisión por “provocación”. 

Por su parte, el senador Ben Sasse (republicano de Nebraska) solicitó al régimen chino el miércoles a la noche que libere a Luo. “Así es como se ve el despiadado y paranoico totalitarismo”, dijo Sasse de acuerdo a Fox9.

“El Partido Comunista Chino debería liberar a Luo Daiqing de inmediato, y la Universidad de Minnesota debería otorgarle una beca completa. No olvides que el Partido Comunista Chino ha prohibido Twitter, por lo que las únicas personas que incluso vieron estos tweets fueron los matones acusados ​​de monitorear a los ciudadanos chinos mientras disfrutan de la libertad aquí en los Estados Unidos”, expresó el senador conservador. 

Es algo normal que este tipo de episodios de censura y castigo ocurra dentro del territorio de China continental, ya que la libertad de expresión es un derecho totalmente vapuleado por el régimen comunista. Sin embargo que esto suceda con alguien que reside en el extranjero, enciende una alerta por la expansión global de la campaña de persecución china hacia las voces disidentes.

Los usuarios de Twitter u otra red social que hayan publicado contenido crítico del régimen chino en algún momento en su país de residencia, probablemente serán aprehendidos cuando visiten o regresen a la China comunista.

Los estudiantes chinos en los Estados Unidos y en otros países saben que pueden estar sujetos a vigilancia. Por ello muchos se han vuelto cada vez más reacios a criticar públicamente al régimen chino o asistir a eventos prodemocráticos.

En eventos de apoyo a Falun Dafa, una disciplina espiritual brutalmente perseguida por el régimen comunista chino, muchos chinos no se atreven a tomar materiales informativos o a escuchar a los practicantes de Falun Dafa que se acercan a hablarles debido al miedo que les provoca que estén monitoreándolos, incluso sienten temor de que su familia en China sufra represalias si la policía china se entera de que ellos en el extranjero se manifestaron a favor de Falun Dafa, también conocida como Falun Gong.

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.