Redacción BLes – Corey Hagopian, oriundo de Ontario, se formó como técnico en ingeniería electrónica con especialización en investigación no destructiva y ultrasonidos.

Hagopian fue contratado para trabajar en una obra del norte de Alberta para la empresa petrolera Canada Natural Resources.

Cuando aceptó el puesto, preguntó por la prueba del coronavirus, o bien llamado virus PCCh (Partido Comunista chino) y si era un requisito previo.

Primero, le informaron de que no se sometería a la prueba y que no podrían obligarle a hacerla.

Sin embargo, posteriormente le avisaron que hiciera cola para hacerse la prueba cuando llegó al lugar de trabajo de Canada Natural Resources. En ese momento consiguió evitar el examen, pero a la mañana siguiente lo localizaron y le exigieron que se sometiera a la prueba.

Evitó la prueba y se fue al campo a trabajar, pero su entrenador insistió en hacerle la prueba esa misma tarde. Hagopian replicó que le habían asegurado que no le iban a presionar para que se sometiera a la prueba

No se podía obligar a Hagopian a realizar la prueba, pero se le podía escoltar fuera de las instalaciones si se negaba. Hagopian se lo pensó y llegó a la conclusión de que no quería trabajar allí si le iban a pedir que hiciera la prueba.

Entonces se le comunicó que no podría salir del lugar de trabajo a distancia en avión, autobús o incluso en coche a menos que aceptara someterse a la prueba del coronavirus.

Así que accedió a la primera prueba; dijo a las enfermeras que tenía un problema de sinusitis y les pidió que fueran precavidos. La enfermera fue de todo menos cuidadosa; le introdujo sin contemplaciones el hisopo nasal en la nariz y, cuando a la mañana siguiente se agachó para atarse los zapatos, la nariz empezó a sangrar y siguió rezumando sangre durante los días siguientes.

La prueba única que le prometieron a Hagopian se convirtió en una prueba cada 72 horas, luego en una prueba cada 48 horas y finalmente en una prueba diaria.

Dijo que se marchaba después de cobrar la primera semana porque no estaba de acuerdo con sus protocolos. Le retuvieron el sueldo de la primera semana. Tuvo que aguantar su procedimiento para poder llegar al siguiente día de pago y abandonar.

También le recomendamos:

Le informaron de que tenía un resultado positivo el undécimo día del campamento, después de haber sido controlado todos los días. Se le negó el acceso a los resultados cuando los solicitó, según informa henrymakow.com

Se le dijo que recogiera sus pertenencias porque iba a ser trasladado a una unidad de aislamiento.

Hagopian había sido colocado en una unidad de aislamiento que no había sido lavada. Había heces en el suelo del baño, gotas de estornudo en la mesa, huellas de sudor en la sábana, que estaban sucias del anterior ocupante. La comida estaba rancia e incluso podrida. Supo de otras personas que sufrían la misma situación que él, y consiguió ayudar a tres mujeres jóvenes a escapar también.

Pasaron los días y Hagopian pudo finalmente huir, después de que unos desconocidos que habían oído hablar de él se ofrecieran a llevar su coche las diez horas de viaje para ayudarle a escapar. Esto consternó mucho a los demás reclusos, que no tenían a nadie que les ayudara. Cuando Hagopian regresó a casa, prometió intentar liberar a algunos de ellos.

Desde que huyó del campo de concentración, Hagopian habló abiertamente de lo que había pasado, pero no está seguro de si lo hizo violando un acuerdo de confidencialidad, ya que no está seguro de si lo firmó o no.

Otras personas que recuerdan haber tenido que firmar acuerdos de no divulgación se enfrentan a una multa de 500.000 dólares si cuentan la verdad sobre lo que realmente ocurre en Canada Natural Resources.

Corey habló de su experiencia de horror ante una multitud en Calgary y contó su experiencia de pesadilla. Varias personas se presentaron y le contaron una experiencia similar que tuvieron en los campamentos del norte. Mucha gente le ha apoyado por su valentía al hablar, ya que hay muchos que tienen miedo de hablar por temor a perder sus puestos de trabajo en la industria.

Anna Aniston – BLes.com