Redacción BLesCrece la preocupación en Indonesia por la vida de los 53 tripulantes que desaparecieron, junto con el submarino KRI Nanggala 402 en el que viajaban durante un entrenamiento, sumergidos en las aguas próximas a la isla de Bali, el 21 de abril.

Los equipos de búsqueda y rescate se esfuerzan al máximo en su carrera contra reloj, dado que los marineros disponen de menos de 20 horas de oxígeno para conservar sus vidas, de acuerdo con el portavoz militar indonesio, general de división Achmad Riad, según Fox News del 23 de abril. 

“Maximizaremos el esfuerzo hoy, hasta la hora límite de mañana a las 3 de la madrugada”, enfatizó Riad, señalando que esa sería la hora máxima de la duración de las provisiones de oxígeno para la tripulación.

Por otro lado, una preocupante mancha de aceite que apareció en la superficie del mar se convirtió en el eje de la búsqueda, sobre el cual se concentró el dispositivo destacado para efectuarla.  

Para hoy se esperaba que participaran 24 buques, entre los de la Armada y otros y un avión de patrulla. Los rescatistas realizaron búsquedas masivas similares en los dos últimos días.

Australia ofreció a dos buques para que ampliaran el área de búsqueda. Uno de ellos está equipado con un equipo de sonar. También se le uniría más tarde un helicóptero.

Adicionalmente, Singapur y Malasia enviarán otros buques para aumentar el poder de exploración en los próximos días.

No obstante, algunos indicios señalan un panorama sombrío sobre la suerte de la impotente tripulación. 

Si bien la mancha de aceite que sirve de eje par la búsqueda podría ser indicio de maniobras de los tripulantes para aligerar el peso y aumentar las posibilidades de salir a flote, un equipo de expertos surcoreanos que reacondicionó al submarino entre los años 2009 y 2012, cree que la nave ya superó con mucho su profundidad de colapso.

Le recomendamos:

Para la empresa surcoreana el KRI Nanggala 402, podría sumergirse con seguridad hasta los 200 metros de profundidad, pero calculan que ya podría encontrarse por debajo de los 600 metros, lo que permite pronosticar que haya superado la presión del agua que podría soportar.

Por su parte, Estados Unidos también anunció que enviaría aviones, de acuerdo con las declaraciones del secretario de prensa del Pentágono, John Kirby.

 “Estamos profundamente entristecidos por la noticia del submarino perdido de Indonesia, y nuestros pensamientos están con los marineros indonesios y sus familias”, dijo Kirby. 

De acuerdo con la información del Departamento de Defensa de Indonesia, el submarino ya llevaba 40 años de uso.

Tragedias similares se han repetido en diversas ocasiones en varios países. Siendo una de las más recientes la registrada en el 2017, a bordo del submarino ARA San Juan, de bandera argentina. 

En él perecieron 44 tripulantes, víctimas del naufragio del submarino ARA San Juan, en el que viajaban 44 tripulantes el 15 de noviembre de 2017.

No muy lejos del lugar en el que se reportaron las fallas, a unos 500 kilómetros de distancia de la ciudad de Comodoro Rivadavia, de la provincia de Chubut, Argentina, el buque Seabed Constructor, de bandera noruega, halló los restos del submarino mediante el vehículo de observación remota ROV y a 800 metros de profundidad.

José Hermosa – BLes.com