Redacción BLesEl líder de línea dura en la política de Irán, Ebrahim Raisi, ganó las recientes elecciones presidenciales del país con una victoria aplastante tras recibir el apoyo del líder supremo de la teocracia iraní Sayyid Ali Hosseini Khamenei. Los primeros informes revelan que las elecciones tuvieron la participación más baja de la historia del país y aumentan las sospechas de fraude.

Según informaron las fuentes oficiales Ebrahim Raisi ha ganado las elecciones, con alrededor del 90% de los 28,6 millones de votos emitidos contabilizados, en una elección con apenas el 48% de participación, la cuenta de Raisi fue de 17,8 millones a su favor, dijo el funcionario del Ministerio del Interior, Jamal Orfi, en una conferencia de prensa televisada, dándole una ventaja irrefutable.

Muy lejos por detrás, el ex comandante de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezaei obtuvo 3,3 millones de votos y el moderado Abdolnasser Hemmati obtuvo 2,4 millones, dijo Jamal Orf. El cuarto candidato de la contienda, Amirhossein Ghazizadeh Hashemi, obtuvo alrededor de 1 millón de votos, dijo Orf.

Raisi, es un clérigo chiíta de 60 años que está sujeto a sanciones de Estados Unidos por presuntos abusos contra los derechos humanos, cuya victoria era esperada tras recibir el respaldo del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei.

Su candidatura, habría provocado una apatía generalizada entre los votantes elegibles en la República Islámica. Algunos, incluido el ex presidente de línea dura Mahmoud Ahmadinejad, pidieron un boicot, informó el medio Arab News.

La votación llegó a su fin a las 2 am del sábado, luego de que el gobierno extendiera la votación para evitar todo tipo de hacinamiento en los lugares de votación en todo el país, tanto para evitar contagios por el virus del Partido Comunista Chino (PCCh), como para evitar conglomeraciones que puedan terminar en cualquier tipo de conflicto entre sectores 

Las boletas de papel, metidas en grandes cajas plásticas, fueron contabilizadas manualmente durante durante la noche, y las autoridades informaron que esperaban tener los resultados iniciales y las cifras de participación el sábado por la mañana tal como sucedió.

Le recomendamos: AGENDA 2030 – El GRAN REINICIO ya está LLEGANDO…

Ad will display in 09 seconds

Según reportó Fox News, la televisión estatal iraní trató de restar importancia a la baja participación de votantes, señalando los jeques árabes del Golfo que la rodean gobernados por líderes hereditarios y la menor participación en las democracias occidentales para justificar los hechos como reflejo de una tendencia.

Sin embargo, desde que la revolución en 1979 derrocó al “sha”, la propia teocracia que gobierna Irán ha citado la participación electoral como un signo de su legitimidad, comenzando con su primer referéndum que obtuvo un apoyo del 98,2%, el cual simplemente preguntaba si la gente quería o no una República Islámica.

La apatía de los votantes proviene por un lado por el estado devastado de la economía el cual fue profundizado tras el surgimiento de la pandemia provocada por el virus PCCh,  y por otro lado por saber que toda decisión importante continuará pasando por el líder totalitario Khamenei, por lo que un cambio en la presidencia, independientemente del candidato, no provocará grandes cambios. 

Raisi se convertirá en el primer presidente Iraní en poseer sanciones de Estados Unidos, incluso antes de asumir el cargo. Las sanciones fueron impuestas tras ser acusado de participar en la ejecución masiva de prisioneros políticos en 1988.

La victoria de Raisi llega en un momento crítico. Irán junto con grandes potencias están en conversaciones para reactivar el acuerdo nuclear de 2015, luego de que el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonara el acuerdo en 2018 e impusieran sanciones paralizantes que han reducido los ingresos petroleros de Irán, tras denunciar los avances en el desarrollo de armas nucleares no autorizadas por parte del régimen iraní.

Andrés Vacca – BLes.com