En una guerra legal entre Polonia y la Unión Europea, el Trybunał Konstytucyjny le dio un importante triunfo al gobierno polaco, reconociendo que las leyes del país no pueden ser tumbadas por orden del Consejo Judicial europeo.

El Tribunal Constitucional de Polonia ha determinado en un histórico fallo que la legislación polaca tiene primacía sobre las leyes de la Unión Europea en caso de que haya conflicto entre ambas. Esto implica un rotundo cambio a la situación que rige en otros países del bloque político-económico.

La resolución fue en respuesta a una iniciativa planteada por el primer ministro polaco, el derechista Mateusz Morawiecki, que reclamaba una opinión del alto tribunal para resolver una serie de leyes que aprobó recientemente el Parlamento de Polonia que podrían entrar en conflicto con leyes europeas.

“La Constitución es, en virtud de su poder especial, la ley suprema de la República de Polonia, y está por encima de los acuerdos internacionales vinculantes para la República de Polonia“, explicaron los jueces supremos.

Con este fallo, el gobierno polaco puede desestimar un pedido del comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, quien le exigió a Varsovia que retirara algunas de las leyes aprobadas en los últimos años por generar conflictos con leyes del Parlamento europeo.

En particular, la Unión Europea quería suspender la actividad de la Sala Disciplinaria Judicial polaca, un organismo creado en 2017 cuyo objetivo es sancionar y en algunos casos suspender a cualquier juez del país según una lista de criterios establecidos por el Parlamento polaco.

En abril de 2020, el Consejo Judicial de la Unión Europea ordenó suspender provisionalmente la actividad de ese organismo porque el criterio empleado “difiere considerablmente del criterio de las leyes europeas“.

También le recomendamos: Se alzan las voces de apoyo al pueblo cubano en Argentina (Video)

Ad will display in 09 seconds

Varsovia hizo caso omiso de aquel requerimiento y elevó la causa a su propio Tribunal Constitucional, que falló, como era de esperarse, a favor del gobierno polaco.

El establecimiento de una Sala Disciplinaria forma parte de una amplia reforma del ordenamiento judicial polaco, una serie de medidas impulsadas por el partido mayoritario de la coalición gobernante, el derechista Ley y Justicia (PiS), que está buscando limpiar el Poder Judicial de magistrados progresistas y corruptos.

Redacción Europa – Derechadiario.com.ar