La revista de divulgación científica, Scientific American, se ha unido a una creciente lista de medios de comunicación que están actualizando el término cambio climático a “emergencia climática”.

Una comparación insólita:
En su advertencia, SA compara el cambio climático con alguien que pierde el aliento y es trasladado de urgencia al hospital por COVID.

Bajando línea al periodismo:

“El planeta se está calentando demasiado rápido. Es hora de que el periodismo reconozca que la emergencia climática está aquí”, escribe SA en su comunicado el martes.

La declaración, escrita en coautoría por Columbia Journalism Review, The Nation, The Guardian, Noticias Telemundo, Al Jazeera, Asahi Shimbun y La Repubblica, insiste en que la palabra “emergencia” describe mejor la situación actual.

“¿Por qué ’emergencia’? Para preservar un planeta habitable, la humanidad debe actuar de inmediato. No reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera hará que el calor extraordinario, las tormentas, los incendios forestales y el derretimiento del hielo de 2020 sean rutinarios y podría ‘hacer inhabitable una parte significativa de la Tierra’”, advirtió el artículo de enero de Scientific American.

Los grupos insisten en que su opinión se basa en la ciencia, no en la política. Pero los escépticos observan que los términos climáticos simplemente parecen estar cambiando con el viento, tal como una vez se llamó Calentamiento Global, y luego lo modificaron a Cambio climático.

Medios como MSNBC también están culpando al cambio climático por la crisis en la frontera entre EEUU y México.

El término fue también tema central en el Foro Económico Mundial de Davos, en 2020.

El cambio en la terminología:

Se trata de una de las medidas que proponen activistas medioambientales y grupos como Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Juventud por el clima, Extinction Rebellion, Seo Birdlife, WWF España, Unión Sindical Obrera o GreGreenpeace. Las declaraciones fueron bien recibidas por Greta Thunberg.

Involucra la adopción de medidas para lograr reducir las emisiones de carbono a cero en un plazo determinado y ejercer presión política a los gobiernos.