Redacción BLesEl régimen terrorista de los talibanes que tomaron el poder de Afganistán en agosto después de derrocar al gobierno afgano con la ausencia militar de los Estados Unidos envió una carta abierta al Congreso de los Estados Unidos pidieron la liberación de unos 7 mil millones de dólares que permanecen congelados en la Reserva Federal del Banco de Nueva York.

El ‘ministro de exteriores’ del ilegítimo régimen de los talibanes que tomó el poder por la fuerza en agosto luego de que los Estados Unidos se fueran del país, escribió una carta dirigida al Congreso de los Estados Unidos explicando que con el fin de la guerra entre ambos países, se podían restablecer las relaciones bilaterales.

En su carta, el ‘ministro’ asegura que el régimen talibán ‘entró’ a Kabul por pedido de la ‘gente’ para ocupar el vacío dejado por el gobierno afgano que tuvo que huir ante el ataque de los terroristas.

“Afganistán ha sido bendecido con un gobierno unido, responsable y no corrupto tras más de cuarenta años de guerra. Se han dado pasos prácticos hacia la buena gobernanza, la seguridad y la transparencia”, dice la carta.

No obstante, reportes de mediados de agosto de organizaciones cristianas denunciaron la brutalidad de los talibanes.

“Los talibanes van de puerta en puerta llevándose a mujeres y niños. La gente debe marcar su casa con una “X” si tiene una niña mayor de 12 años, para que los talibanes puedan llevársela. Si encuentran a una niña y la casa no está marcada, ejecutarán a toda la familia. Si encuentran a una mujer casada de 25 años o más, los talibanes matan rápidamente a su marido, hacen lo que quieren con ella y luego la venden como esclava sexual”.

No existen pruebas de que tales prácticas hayan cambiado.

De hecho, existen reportes de inteligencia que asegura que el atentado yihadista en el aeropuerto de Kabul que mató a 13 militares estadounidenses, tuvo el apoyo de los talibanes que para ese entonces ya estaban en control de la ciudad.

La administración Biden, al igual que el Fondo Monetario y el Banco Mundial decidieron congelar los activos del gobierno afgano luego de que los talibanes tomaran el poder, citando violaciones a los derechos humanos y la ilegitimidad del régimen.

Estrictamente hablando, los activos pertenecían al legítimo gobierno de Afganistán que sí mantenía relaciones diplomáticas y el apoyo de Estados Unidos.

Irónicamente el régimen talibán apeló a la compasión del gobierno estadounidense diciendo que si los activos no eran liberados, muchas desgracias les ocurrirían a los afganos y sería parcialmente culpa de Estados Unidos.

“El sufrimiento de un niño por desnutrición, la muerte de una madre por falta de servicios sanitarios, la privación de un afgano común de alimentos, refugio, medicinas y otras necesidades primarias no tiene ninguna justificación política ni lógica, y es perjudicial para el prestigio del gobierno y el pueblo de los Estados Unidos de América porque se trata de una cuestión puramente humanitaria”, exclama la carta de los talibanes.

Estados Unidos invadió Afganistán en 2001, luego de descubrir que el grupo responsabilizado del ataque a las Torres Gemelas, Al-Qaeda, tenía su base en Afganistán y contaba con el apoyo de los talibanes que gobernaban el país.

Las fuerzas militares estadounidenses desplazaron al régimen talibán, acusado de ejercer violencia contra su propio pueblo y estableció un gobierno legítimo, combatiendo las células terroristas en la región.

Según Breitbart, el senador republicano Marco Rubio envió una carta en agosto a la secretaria del Tesoro, para evitar que el dinero caiga en manos de los talibanes a quienes acusa de no haber cambiado.

“Los talibanes son patrocinadores del terrorismo que mantienen estrechos lazos con Al-Qaeda, y por tanto no se puede confiar en que distribuyan el dinero al pueblo afgano que lo necesita desesperadamente, y en su lugar utilizarán todos y cada uno de los fondos para promover activamente prioridades hostiles a los intereses de Estados Unidos”, escribió el republicano.

En septiembre, el vocero del departamento de estado de Estados Unidos, Jake Sullivan, aseguró que la administración Biden está lista para enviar ayuda humanitaria y a establecer relaciones con los talibanes de manera condicional.

“En lo que respecta a nuestra relación de ayuda económica y de desarrollo con los talibanes, eso tendrá que ver con las acciones de los talibanes”, dijo Sullivan.

“Dependerá de si cumplen sus compromisos, sus compromisos de paso seguro para los estadounidenses y los aliados afganos, su compromiso de no permitir que Afganistán sea una base desde la que los terroristas puedan atacar a Estados Unidos o a cualquier otro país, sus compromisos con respecto al cumplimiento de las obligaciones internacionales”, agregó el funcionario.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.