Redacción BLes– Los medios propagandísticos del régimen chino especularon con que la asunción del nuevo líder paquistaní que asumió el lunes tras la destitución del primer ministro islamista radical, Imran Khan, no traerá ningún cambio a la relación entre ambos países, alegando que incluso la mejoraría.

Khan fue destituido el domingo a través de una moción de censura aprobada por la Asamblea Nacional de Pakistán, eligiendo el lunes a Shehbaz Sharif, como el nuevo jefe de gobierno de la nación.

Mientras Khan estuvo en el poder, le abrió ampliamente las puertas al proyecto de infraestructura más ambicioso del Partido Comunista chino (PCCh), la Iniciativa Belt and Road (BRI), por el cual el régimen ofrece prestamos usureros a países pobres tercermundistas.  

A través del proyecto de la Franja y la Ruta, el PCCh pretende conectar a China con el resto de Asia, África y Europa.

En 2013, el líder del PCCh, Xi Jinping anunció el lanzamiento del BRI como una iniciativa que traería prosperidad a todas las naciones a través de millonarias inversiones en infraestructura, la construcción de ferrocarriles, puertos, ciudades, plantas energéticas, represas, rutas, etc. 

El BRI se basó en la antigua iniciativa de la Ruta de la Seda, pero con un planteo más ambicioso, ya que además de rutas, prometía ‘corredores económicos’, con caminos, puentes, puertos y ferrocarriles que se conectan con rutas marítimas, acortando mucho el tiempo que tarda un barco con carga en llegar de China a Europa.

El corredor económico de China-Pakistán teóricamente iba a conectar China directamente con el Mar Arábico con un puerto en Gwadar, pero solo se construyó un tercio de los proyectos de infraestructura pactados, y actualmente está todo detenido. 

No obstante, Paquistán le debe al régimen chino casi 6 mil millones de dólares en préstamos, que corresponden a más del 5 % de su deuda externa, sin haber percibido nada de ganancias por los proyectos.

Acorde a lo que reportó Breitbart, el ex lider Khan, apoyó además el genocidio chino contra las minorías étnicas musulmanas en Xinjiang, región que limita con Pakistán, ocupada mayormente por uigures y que denominan, Turquestán Oriental.

“Debido a nuestra extrema proximidad y relación con China, en realidad aceptamos la versión china”, dijo Khan sobre el genocidio uigur en julio, según el medio.

“Se están produciendo violaciones de derechos humanos mucho peores en otras partes del mundo, como en la Cachemira ocupada. Pero los medios occidentales apenas comentan sobre esto”, agregó.

Si bien el exlíder paquistaní construyó una estrecha relación con el PCCh, su sucesor Sharif proviene de una familia que ha mostrado gran interés en el BRi, tanto como Khan.

El domingo, el Global Times, brazo propagandístico del régimen chino, antes de que Sharif asumiera oficialmente su cargo de primer ministro, dijo al respecto:

“El sucesor potencial de Khan es de la familia Sharif, que ha estado promoviendo los lazos entre China y Pakistán durante mucho tiempo, y la cooperación entre los dos países podría ser incluso mejor que con Khan”.

El medio chino también sugirió, en otro artículo, que Estados Unidos tenía la culpa de la destitución de Khan, repitiendo la acusación que este mismo había hecho anteriormente, sobre que EE. UU. había planeado sacarlo del poder

Además, escribió que Estados Unidos no se beneficiaría de que Pakistán nombrara un nuevo primer ministro y que nada haría cambiar la relación de ambos países.

Vanesa Catanzaro –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.