Redacción BLesLuego de que Australia criticara el manejo del virus PCCh por parte del régimen chino hace más de un año atrás, comenzó una coerción económica por parte de este que parece no tener fin. La última de las medidas llevadas a cabo por el régimen fue imponer una serie de aranceles a las importaciones de vinos australianos. Como respuesta, el ministro de Comercio de Australia, Daniel Thomas Tehan, está considerando lanzar una segunda acción contra China en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En una entrevista en el medio Sky News el domingo, Tehan dijo: 

“Una de las cosas que queremos hacer es asegurarnos de que en nuestras disputas comerciales con China utilizamos todos los medios posibles para resolverlas”.

Luego aclaró que acudir a la OMC, es uno de los mecanismos que utiliza Australia para intentar frenar el avasallamiento del régimen chino sobre la economía australiana. Tal como se hizo cuando impusieron aranceles ilógicos sobre la cebada, ahora también manifestó que acudirán a la OMC para denunciar lo que está sucediendo con la industria del vino.

El ministro también anunció que está a punto de emprender un viaje a Europa, que incluirá una reunión con el director general de la OMC en Ginebra. También se reunirá con otros líderes para presionar contra el “proteccionismo” comercial. 

Le recomendamos:

Los comentarios de Tehan sobre la acción de la OMC se producen pocas semanas después de que el Ministerio de Comercio de Beijing (MOFCOM) decidió endurecer sus medidas contra Australia e impuso aranceles entre un 116 a 218 por ciento sobre las importaciones de vino australiano en China. 

“Los aranceles de entre el 116 y el 218 por ciento significan que será“ básicamente imposible ”que el vino australiano compita en el mercado chino”, dijo Tehan.

Las medidas fueron notificadas sin previo aviso por el Ministerio de Comercio de China, las mismas comenzaron a ser efectivas el 28 de marzo y se extenderán por los próximos cinco años.

En ese entonces el primer ministro australiano, Scott Morrison, denunció que China está subiendo el precio del vino australiano en “represalia” porque Australia defiende sus valores, y eso “no está bien”, según reportó el medio local Zenger News.

Acorde a lo declarado, la medida habría sido en represalia por el reciente apoyo al Reino Unido en la condena pública contra el trato a los uigures en Xinjiang por parte del régimen comunista chino.

Los aranceles forman parte de una campaña de coerción económica de larga duración contra las exportaciones australianas a China, que ha afectado a las industrias del carbón , la  carne de res, el  vino, la  cebada, la  langosta, la  madera, el  cordero y el algodón. 

El ‘castigo’ del régimen comenzó como una aparente respuesta a los reclamos de la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, instando a que se realice una investigación sobre los orígenes del virus PCCh en abril de 2020.

La principal herramienta que está utilizando Australia para defenderse es acudir a la OMC, aunque los críticos afirman que la organización se encuentra en plena crisis desde que en 2018 el expresidente Trump expuso el mal funcionamiento de la organización, la extralimitación judicial de sus miembros y una lenta toma de decisiones. 

Andrés Vacca – BLes.com