El pasado 10 de mayo se reveló que casi 150 soldados estuvieron involucrados de manera directa en un enfrentamiento entre China y la India, en la disputada zona de Sikkim.

Los informes señalan que el enfrentamiento fue breve pero muy intenso, primero a los puños y piedrazos y finalizó cuando algunos soldados abrieron fuego. Esta pelea se volvió a repetir más adelante durante las últimas semanas y las disputas oficiales se han vuelto a poner sobre la mesa.

La disputa cubre la Línea de Control Actual, la cual integra toda la frontera de facto de 3.488 km de largo entre India y China.

Sikkim junto con Arunachal Pradesh son dos regiones de India que China reclama como propia por ser la parte sur del Tíbet. El Partido Comunista Chino actualmente obliga a que todos los mapas impresos en su país marquen a esta región como parte del territorio nacional chino.

La zona fronteriza de estas regiones tiene el territorio cerrado al público y a la prensa, al estar a más de 4.000 metros de SNM y ser inaccesible de manera vial. Toda la información de estos cruces entre ambos bandos se da de manera oficial por los gobiernos, que aseguran ‘estar negociando’.

Se han filtrado videos de los últimos tramos viales a los que la población civil puede acceder y ya se ve un gran movimiento militar.

Mientras la primera ronda de negociaciones entre China e India no ha terminado y oficialmente no se sabe cómo se desenvolverá el conflicto, el periódico chino Global Times anuncia movilizaciones de tropas y artillería:

El portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de China, Zhao Lijiang, explicó “las tropas chinas trabajan para preservar la seguridad y la integridad del territorio nacional, razón por la que responden de forma contundente a las incursiones de India”.

Frente a esto, su homólogo indio Anurag Srivastava, respondió “ha sido China la que se ha inmiscuido en las patrullas que realizan de forma cotidiana los soldados indios”.

A su vez, India ha movilizado a varias tropas que suelen acuartelarse en la ciudad de Leh hacia la frontera, para hacer espejo de estos movimientos de China.

Según el ministro de Defensa chino Zhao Khezi, la situación actualmente es estable y controlable. Entre China e India hay canales de comunicación abiertos tanto a nivel diplomático como militar, y dice que confía que el problema pueda ser solucionado mediante la negociación. Aunque algo muy distinto está pasando en la frontera, con una militarización notable de ambos lados.

India está siendo víctima de las aspiraciones geopolíticas chinas, las cuales ya han tomado Hong Kong y amenazado a Taiwán.

China también está extendiendo artificialmente una isla que tiene alquilada hace medio siglo en Maldivas, mientras reclama tierras de las islas Spratly en aguas disputadas por muchos países del sudeste asiático y también tiene reclamos territoriales por el control de las islas Diaoyu, de soberanía japonesa. El imperialismo chino ya es una realidad.

Fuente: Derecha Diario.