Redacción BLesUn reciente informe reveló que la empresa de tecnología china Huawei, afiliada al ejército del régimen comunista, suministró equipos de telecomunicaciones a la red de telefonía móvil más grande de los Países Bajos, KPN, a través de los cuales tuvo acceso ilimitado a los 6,5 millones de usuarios de la compañía, incluidas las llamadas telefónicas y los datos personales del entonces primer ministro holandés y otras autoridades políticas.

El 17 de abril, el periódico holandés de Volkskrant informó que en 2010 la red de telefonía móvil KPN encargó a la consultora Capgemini que hiciera una investigación interna sobre la seguridad de su red central administrada por Huawei. Sin embargo, el informe confidencial de Capgemini habría sido ocultado por KPN hasta hace poco cuando salió a la luz, según el reporte del fin de semana publicado por de Volkskrant.

Según el informe, Huawei no solo pudo espiar al primer ministro y otras grandes figuras de la política, junto con millones de otros clientes, sino que también pudo identificar a las personas que estaban siendo espiadas por el estado holandés y a chinos disidentes refugiados en Holanda.

Gracias al análisis de Capgemini, visto por Volkskrant, KPN se enteró con suma preocupación el hecho de que Huawei tenía “acceso no autorizado y no controlado” al núcleo de las redes 3G y 4G de KPN. El contenido del informe fue tan explosivo que los altos ejecutivos temieron por el futuro de la empresa si su contenido se publicaba en ese momento, por eso decidieron ocultarlo.

“Los empleados de Huawei podían escuchar todas las conversaciones, incluso las del entonces primer ministro [Jan] Balkenende”, informó el periódico, incluso agregando fuentes que indican que Huawei todavía hoy tiene acceso de nivel de administrador al núcleo de su red 4G como parte de un trato de subcontratación de gestión de red.

Capgemini informó que el personal de Huawei tenía acceso a las comunicaciones e información de usuarios, tanto desde las oficinas de la firma estatal holandesa KPN como desde sus bases en China. 

Le recomendamos:

En resumidas palabras, el aparato de inteligencia del Partido Comunista Chino (PCCh), tuvo acceso irrestricto a la privacidad de millones de holandeses.

Seis empleados de Huawei, trabajaban en la antigua sede de KPN en La Haya cuando la tecnología de red central de Huawei se estaba instalando en los sistemas de KPN en 2009. La sospecha mencionada en el informe indica que al menos algunos de ellos estaban involucrados en actividades de espionaje.

Según el medio británico The Register, especializado en la industria tecnológica, informó que tras contactar a un portavoz de KPN describió los informes de Volksrant como “duros”, diciendo: “El propósito del análisis era específicamente estudiar los riesgos y abordarlos internamente, a fin de mejorar la seguridad e integridad de los sistemas de KPN y facilitar una decisión diligente haciendo.”

KPN dijo que decidió “no continuar con la subcontratación del mantenimiento” de su red móvil central luego de recibir el informe. “Con respecto a los riesgos de sistemas y procesos identificados en el análisis mencionado, se elaboró ​​e implementó un plan de remediación y mejora en 2010.” Aunque siguieron utilizando los mismos equipos de telecomunicación brindados por ellos. 

The Register manifiesta que el nivel potencial de acceso de Huawei era conocido en los círculos gubernamentales británicos en ese entonces y fue una de las razones por las que la empresa china fue excluida del núcleo de las redes 4G en el Reino Unido.

Huawei, que tiene estrechos vínculos comprobados con el ejército del régimen comunista chino y un reconocido potencial como brazo de espionaje del régimen, ha causado preocupaciones de seguridad generalizadas en muchos países occidentales. El gobierno de EE. UU. durante la era Trump ha incluido a la firma en su lista negra y ha impuesto sanciones a Huawei y sus proveedores, mientras que la empresa de tecnología china está compitiendo por dominar la red global 5G.

Andrés Vacca – BLes.com