Redacción BLes– El “Sr. Vacuna” de Francia, Alain Fischer, cree que la vacunación contra el virus PCCh (o COVID-19) en menores de edad es fundamental para lograr la inmunidad, diciendo que es “un imperativo aritmético”.

La conversación en torno a la vacunación de menores de edad sigue siendo moralmente controvertida. Mientras que muchos adultos pueden negarse a recibir las dosis por sí mismos debido a su incredulidad en las vacunas experimentales, los niños dependerían del consentimiento de sus padres para recibir las inyecciones, lo que significa que sus opiniones personales no necesariamente se tienen en cuenta.

Para Fischer, médico asociado de Rothschild e inmunólogo pediátrico responsable de la estrategia de vacunación del gobierno francés, conseguir que los jóvenes reciban las vacunas beneficiaría a la población, informa HumansAreFree.

“La idea de vacunar a los adolescentes en lugar de a los adultos reticentes es éticamente inaceptable”, dijo Fischer en una entrevista con el Journal du Dimanche publicada el 13 de junio. Sin embargo, consideró que “se justifica” porque “es un imperativo aritmético: para lograr la inmunidad de rebaño, hay que vacunar al 90% de los jóvenes de 12 a 100 años; tanto que quedará fuera del alcance aunque se vacune a casi todos los adultos”.

Argumentando que los jóvenes “pagan un precio demasiado alto a la pandemia” en términos de su educación, cree que es una razón más para asegurarlos contra el virus con las dosis.

“La vacunación reducirá el riesgo de cierre de los colegios al inicio del curso escolar, y sabemos que los adolescentes participan tanto como los adultos en la circulación del virus, por lo que debemos seguir adelante”, dijo Fischer.

Le recomendamos: NURSULTÁN | ¿La CIUDAD FUTURISTA del CABAL?

Ad will display in 09 seconds

Desde el punto de vista matemático, la visión de Fischer era realmente deseable. Sin embargo, el problema de las vacunas es que son experimentales, pueden causar efectos secundarios adversos en un pequeño grupo de receptores, y los efectos pueden ser letales para algunas personas aunque las posibilidades sean bajas en comparación con la cantidad total de ciudadanos vacunados.

Aunque los expertos ya han confirmado que los niños son el grupo menos afectado por el virus PCCh, los efectos secundarios que la vacuna puede causarles son más bien la situación contraria.

Un informe del Financial Times afirmaba que es bien sabido que los niños son mucho más vulnerables a los efectos secundarios causados por las vacunas debido a su sistema inmunitario más activo.

“Los niños no son pequeños adultos. Su respuesta inmunitaria varía y madura a medida que crecen”, citaba el medio al doctor Yildirim, que dirige el estudio de Yale sobre la vacuna Moderna en menores de 12 años.

Una de las preocupaciones más serias sobre los efectos secundarios adversos causados por las vacunas son los peligrosos coágulos de sangre. Aunque las autoridades sanitarias no han confirmado ninguna relación entre este efecto y las vacunas, ya hay informes de víctimas que murieron en un corto periodo de tiempo tras recibir la inyección.

En un informe reciente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) admitieron incluso que los jóvenes receptores que contrajeron una inflamación del corazón como efecto secundario de las vacunas eran mucho más importantes de lo que habían previsto. Aunque las tasas de casos fueron mínimas, la mayoría de los pacientes acabaron hospitalizados.

En el debate sobre la vacunación de los menores de edad, queda un argumento: los padres necesitan más detalles sobre las vacunas y sus efectos potenciales reales a los que los niños pueden estar sometidos.

“Creo que la vacuna está salvando millones de vidas. Pero, ¿debe cualquier niño inocente ser un cordero de sacrificio en este empeño? Hay cuestiones morales, éticas y sanitarias que deben ser respondidas”, como dijo una tía cuyo sobrino murió a los tres días de recibir su segunda dosis de la vacuna de Pfizer, según informa National File.

Laura Enrione – BLes.com