La dimisión ha disparado la prima de riesgo y ha arrastrado a la Bolsa. La semana pasada Draghi había presentado su renuncia, pero Mattarella no la aceptó

El presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, aceptó este jueves la dimisión del primer ministro, Mario Draghi, quien se mantiene en funciones para los asuntos más básicos de administración ordinaria. Mattarella “ha tomado acto” de la dimisión que le ha reiterado Draghi “tras informarle sobre el debate y la votación de ayer en el Senado”, se lee en un comunicado de la Jefatura del Estado.

Draghi acudió ante Mattarella para presentar su dimisión después de que los tres socios de su coalición de unidad nacional, la conservadora Forza Italia (FI) de Silvio Berlusconi, la ultraderechista Liga de Matteo Salvini y el populista Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Giuseppe Conte, le retirasen su apoyo en una moción de confianza este miércoles en el Senado.

El jefe del Estado “ha recibido esta mañana en el Palacio del Quirinal al presidente del Consejo de Ministros, Mario Draghi, que, tras informarle sobre el debate y la votación de ayer en el Senado, reiteró su dimisión y la del Gobierno que dirige”, agrega la nota.

Elecciones inminentes

“El Presidente de la República ha tomado nota. El Gobierno se mantiene en el cargo para encargarse de los asuntos corrientes“, concluye, sin anunciar los pasos a tomar a partir de este momento, en el que la convocatoria de elecciones anticipadas parece ya la única opción.

Los comicios adelantados podrían celebrarse a finales de septiembre o principios de octubre y es probable que el anuncio de la disolución de las Cámaras tarde unos días en llegar, posiblemente durante el fin de semana, para adecuar los plazos que establece la Constitución, según los medios locales.

Draghi, que tras reunirse con Mattarella acudió a ver a la presidenta de Senado, Elisabetta Casellati, anunció previamente en la Cámara de Diputados que iba a presentar su dimisión al jefe del Estado.

“Gracias, incluso los banqueros tienen corazón. Gracias por esto y por lo que hemos hecho juntos”.

Draghi volverá a la Cámara Baja a las 12.00 horas (10.00 GMT) y cerrará el proceso parlamentario iniciado ayer en el Senado a instancias de Mattarella, quien el pasado jueves rechazó su renuncia por el abandono del M5S y le instó a ir al Parlamento para intentar reconstruir la coalición gubernamental.

El primer ministro fue ayer miércoles al Senado para intentar reconstruir la coalición de unidad nacional que le apoyaba y ganó la moción con 95 votos a favor y 38 en contra -aunque sólo votaron 133 del total de 320 senadores-, pero terminó perdiendo el apoyo del M5S, FI y la Liga.

El economista encabezaba una coalición de unidad nacional desde febrero de 2021 en la que estaban casi todos los partidos del hemiciclo, excepto los ultras Hermanos de Italia de Giorgia Meloni.

Prima de riesgo disparada y caída de la bolsa

La dimisión del primer ministro italiano se ha hecho notar inmediatamente en la prima de riesgo, que subió hasta los 238 puntos, y en la Bolsa de Milán, que a una hora de su apertura caía un 2,29 %, hasta los 20.859,04 puntos.

Aunque el primer ministro se mantendrá en funciones para los asuntos corrientes y de ordinaria administración, su dimisión hizo caer a los principales bancos del país. Los valores del selectivo milanés más afectados fueron la Poste Italiane, que se dejó un 7,69 %, el banco Unicredit, que perdió un 7,05 %, y Banco BPM, con un retroceso del 6,89%.

Por su parte la prima de riesgo, que mide el diferencial entre el bono alemán y el italiano a diez años, abrió la sesión de este jueves superando los 230 puntos, y casi dos horas después tocaba los 238 puntos. Mientras, el rendimiento del bono a diez años subió al 3,56 %

El principio del fin

La semana pasada la crisis se desató en su coalición después de que el M5S no votara una moción de confianza, desmarcándose del resto de sus socios, lo que empujó a Draghi a presentar una dimisión que hoy ha confirmado.

Berlusconi y Salvini ven con buenos ojos la convocatoria de elecciones anticipadas, una opción que desde hace días exige su socia electoral y líder ultra Meloni, sola en la oposición y primera fuerza del país según la mayoría de las encuestas.

En los últimos días, sindicatos, patronales, numerosas asociaciones de toda índole e incluso la Iglesia católica habían animado a la continuidad de Draghi debido a la crisis económica, energética y social en curso.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.