Redacción BLes– La Policía hongkonesa arrestó este lunes al editor jefe del periódico Apple Daily y a otros cuatro directivos bajo una acusación de “confabular con fuerzas extranjeras”, delito tipificado en la ley de seguridad nacional que el régimen chino impuso en Hong Kong.

Estos arrestos, en nombre de la drástica ley de seguridad nacional, son el último revés contra el popular periódico y su encarcelado propietario, el magnate Jimmy Lai, uno de los críticos más abiertos de la injerencia del Partido Comunista chino (PCCh) en la ex colonia británica.

En esta oportunidad, cientos de policías realizaron una redada en el edificio donde se edita y se publica el periódico prodemocracia Apple Daily, de acuerdo a Reuters.

Los empleados dijeron que le preguntaron a la policía qué fundamento legal tenían para ingresar. Sin embargo estas preguntas fueron ignoradas en gran medida cuando llegaron más de 200 policías, según muestra una transmisión en vivo del drama que se desarrollaba.

Los agentes de policía confiscaron las computadoras de los periodistas y se llevaron una gran cantidad de material periodístico después de allanar la sede de Apple Daily, informó el mismo periódico hongkonés.

La mayor parte de la operación se centró en el segundo piso de la redacción, donde se encontraba la editorial. Los oficiales revisaron las computadoras del personal de la sección de noticias, diseñadores y editores de video. 

En el video que registró la redada, se podía ver al editor en jefe de Apple Daily, Ryan Law, que estaba ayudando a filmar y comentar en la transmisión en vivo de Facebook, corriendo por el edificio mientras trataba de informar sobre los eventos que ocurrieron en su propia sala de redacción.

“Esta es, creo, la primera vez en Hong Kong que la policía ha iniciado una búsqueda masiva en un medio de comunicación como este”, dijo, mientras subía una escalera trasera con un colega para sortear a una multitud de policías.

A medida que se difundió la noticia de la redada, más de 10 000 personas se sintonizaron y vieron cómo Law desafiaba las advertencias de la policía para que dejara de filmar.

Varias oficinas ejecutivas, incluida la de Lai, fueron selladas con un cordón rojo y custodiadas por la policía.

Le recomendamos: ¿PREDICCIÓN O PLAN? En 2010, la fundación Rockefeller habló de una PANDEMIA, EXPONE diputado holandés

Ad will display in 09 seconds

Ley de Seguridad de Hong Kong

La polémica ley es criticada por personas y gobiernos de todo el mundo por limitar severamente la libertad de expresión en Hong Kong. Pero no solo eso, sino que permite a las autoridades aprehender sospechosos de Hong Kong y juzgarlos en China Continental, donde se sabe que  que es una dictadura y no hay procesos legales transparentes. 

Además, esta ley que entró en vigor el 30 de junio de 2020, establece la creación de una especie de “policía secreta”, que actúa directamente bajo las órdenes del Partido Comunista Chino (PCCh), colocando al territorio bajo las mismas reglas autoritarias de China Continental.

La ley define como delitos punibles: “secesión, subversión, organización y perpetración de actividades terroristas, y colusión con un país extranjero o con elementos externos para poner en peligro la seguridad nacional”. 

Luego de que la excolonia británica quedara bajo el mando del régimen chino en 1997, en el denominado: “un país, dos sistemas”, los activistas pro-democracia en Hong Kong han realizado numerosas manifestaciones por largo tiempo, reclamando la pérdida de libertades y advirtiendo sobre la vigilancia en la ciudad por parte de las autoridades de Beijing. 

Estas denuncias por avasallamiento de las libertades civiles se han incrementado a partir de la promulgación de la Ley de Seguridad Nacional en 2020. Un gran número de activistas pro-democracia han sido arrestados bajo esa ley.

Después de este episodio en el Apple Daily, los abogados y los profesionales de los medios de comunicación temen por la seguridad de los periodistas que informan en Hong Kong y están desconcertados por la ausencia de una línea clara para demarcar lo que constituye una “violación de la seguridad nacional” en la cobertura de prensa.

Celeste Caminos – BLes.com