No son pocos los pueblos –especialmente los europeos- que ofrecen dinero, viviendas gratuitas, reducción de impuestos o algún otro beneficio para que tentar a las personas a que vayan a vivir allí. Además los medios de comunicación les han dado difusión, captando la atención de muchas personas que aspiran a una vida mejor o simplemente necesitan un cambio de aire.

Con vistas impresionantes, aire limpio y un clima seco, es fácil pensar que las ciudades de montaña en Suiza serían lugares ideales para vivir.

Sin embargo, Albinen, un pequeño poblado en el cantón Valais con una población de 240 habitantes, está tan preocupada por el éxodo de residentes que planea pagar a los recién llegados para vivir allí.

Las familias que deseen mudarse allí recibirán hasta  una compensación económica en virtud de los planes propuestos por el alcalde de Albinen. Su ciudad solo tiene cinco hijos en edad escolar y por eso tuvo que cerrar su escuela.

Albinen. Foto: www.myswitzerland.com

La iniciativa surgió también por el constante exilio de jóvenes, pero la condición es que los candidatos se comprometan a mudarse ahí durante diez años.

Situada en el distrito de Leuk, dentro del cantón de Valais, este pueblo se encuentra en el sudoeste de Suiza a aproximadamente 1300 metros de altura.

De acuerdo a lo publicado en el newsletter local, los nuevos residentes recibirían una paga anual de 25.000 francos suizos por adulto –US$ 25.400– y 10.000 francos suizos por cada niño –US$ 10.100.

Sin embargo, el acuerdo incluye algunos requisitos y obligaciones que el nuevo ciudadano de Albinen deberá cumplir.

Los que apliquen deberán ser menores de 45 años y si llegaran a irse antes del tiempo estipulado de 10 años deberán devolver lo cobrado hasta el momento. Asimismo, para trasladarse a la localidad tendrán que comprar una casa en el lugar que cueste al menos 200.000 francos suizos – US$ 203.200.

Aquí puedes hacer un recorrido por el pueblo: