En una entrevista publicada el lunes, dijo: “nunca me pasó por la cabeza” la idea de anunciar su jubilación a finales del verano, aunque reiteró que podría renunciar algún día.

El papa Francisco desestimó los rumores de que planea renunciar pronto e indicó que en algún momento espera visitar Moscú y Kiev después de viajar a Canadá a finales de este mes.

También dijo a Reuters en una entrevista publicada el lunes que “nunca me pasó por la cabeza” la idea de anunciar su jubilación a finales del verano, aunque reiteró que podría renunciar algún día, como lo hizo el papa emérito Benedicto XVI en 2013.

Reveló que su problema en la rodilla, que lo ha llevado a usar una silla de ruedas durante más de un mes, fue causado por una “pequeña fractura” que ocurrió cuando dio un mal paso teniendo el ligamento de la rodilla inflamado.

Dijo que está “mejorando lentamente” con láser y magnetoterapia.

Francisco debía haber visitado la República Democrática del Congo y Sudán del Sur esta semana, pero tuvo que cancelar el viaje porque los médicos dijeron que necesitaba más terapia. Aseguró que planea viajar a Canadá del 24 al 30 de julio y dijo que esperaba visitar Rusia y Ucrania algún momento después

El Papa padece de gonalgia en la pierna derecha, concretamente en la rodilla. Un camino de solución posible era la intervención quirúrgica, pero eso implica meses de rehabilitación y no parece que la personalidad del Papa, lejana a la pasividad, se preste para eso. Una operación, por otra parte, podría suponer la necesidad de implantes de prótesis: tanto en las articulaciones como en la rodilla. Y la cancelación de viajes del 2022.

Es una enfermedad por desgaste que aparece cuando el cartílago de la rodilla se deteriora con el uso y la edad. Suele estar relacionada también con la artrosis. El síntoma se manifiesta por medio de un dolor agudo que afecta la rodilla del Papa y en ocasiones incluso toda la pierna derecha, hasta la cadera.

Se sabe que en 1994 el Papa Francisco tuvo una operación de la cadera y se le colocó una prótesis en la cadera derecha. “La prótesis, con un cargo desbalanceado sobre la articulación es en parte responsable, pero también la costumbre de los sacerdotes y las monjas de rezar de rodillas puede haber empeorado su caso”, dijo el doctor Francesco Bove al diario Clarín.

Por lo pronto el Papa ya está en tratamiento: un tratamiento que, por cuanto se sabe, ha supuesto que le inyecten directamente la rodilla y diez días de reposo completo.

Fuente: Miami Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.