Redacción BLesEl Papa Francisco envió una carta escrita a mano al controvertido padre James Martin en la víspera de un ‘seminario web católico LGBTQ’ elogiándolo por ‘imitar el estilo de Dios’ a pesar de que el sacerdote en cuestión fue denunciado en varias ocasiones por promover la homosexualidad en sus misas.

La carta del Papa fue en respuesta a una carta inicial del padre James Martin notificándole sobre el seminario LGBT que fue organizado por New Way Ministry – en español se puede interpretar como el ministerio de las nuevas formas – el cual no es considerado católico propiamente dicha y fue condenado por la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos en 2010 por ‘confundir a los fieles’.

“Pensando en tu trabajo pastoral veo que tú buscas continuamente imitar el estilo de Dios”, escribió Francisco. “Rezo por vos para que sigas así, siendo cercano, compasivo y con mucha ternura”.

“Papa Francisco @Pontifex ha enviado una hermosa carta con motivo del Webinar de Alcance LGBTQ del Ministerio Católico, que tuvo lugar ayer, expresando su apoyo a este ministerio y animándonos a imitar el “estilo” de Dios de “cercanía, compasión y ternura”… escribió el padre James Martin en su cuenta de Twitter donde subió fotos de la carta enviada por el Papa.

En otro tuit Martin agradece al Papa.

“Me conmovió recibir su carta en la fiesta de San Luis Gonzaga, un santo jesuita, y me alegra compartirla en la fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Que San Luis y Nuestra Señora recen por todos los católicos LGBTQ, sus familias y todos los que los atienden en la iglesia…”

En su carta el Papa le dice al sacerdote “sos sacerdote para todos y todas así como Dios es padre de todos y todas. Rezo para que sigas así, siendo cercano, compasivo y con mucha ternura”.

Según Life Site entre los ponentes de la conferencia online se encontraban el padre Martin, la hermana Jeannine Gramick, una sacerdote auto-declarada “gay” de Fordham, y representantes del ministerio disidente pro-gay Fortunate Families. 

Razones para no asociarse con el padre James Martin

Un video publicado por el grupo de jóvenes católicos Tradición, Propiedad y Familia (TFP por sus siglas en inglés) detalla varias instancias en las que el sacerdote promueve ideas o principios completamente opuestos a la doctrina católica.

1. Los católicos deben “reverenciar” las uniones homosexuales: en la universidad de Fordham Martin dijo: “Me cuesta imaginar cómo incluso el católico más tradicionalista, homófobo y cerrado no puede mirar a mi amigo [matrimonio gay] y decir que es un acto de amor, y que es una forma de amor que no entiendo pero que debo reverenciar”.

Le recomendamos:La UNIÓN SOVIÉTICA ordenó a OSWALD ASESINAR a JFK, revelan ex JEFES de la CIA y KGB

Ad will display in 09 seconds

2. El padre Martin apoya la transexualidad en los niños: se indignó cuando una escuela religiosa pidió a un niño que se presentó como ‘niña’ para recibir educación religiosa que solo sería aceptada con su sexo biológico.

3. Besos homosexuales en la misa: Martin dijo refiriéndose a una pareja homosexual: “Espero que dentro de unos años puedas besar a tu pareja [en la iglesia] o, ya sabes, a tu futuro marido”.

4. Martin también expresó su deseo de canonizar a la hermana Jeannine Gramick, una monja lesbiana.

5. Blasfemia. El sacerdote tuiteó una imagen de la Virgen María, mostrándola con la falda levantada, sosteniendo una serpiente y pisando un ángel.

El significado de la imagen: las piernas musculosas son para mostrar fuerza y poder, las serpientes representan la sexualidad, y el ángel bajo su pie es el patriarcado.

6. El libro del Padre Martin, ‘Construyendo un Puente’ es un intento de normalizar el estilo de vida LGBT para que sea aceptado por los católicos.

En una reunión realizada a principios del año pasado, Martin se dirigió a 150 presidentes de colegios y universidades católicas, y los instó a promover la “inclusión” en sus campus mediante la promoción de “liturgias de afirmación LGBT”, permitiendo a los estudiantes elegir sus propios pronombres.

Sin embargo, la doctrina católica, al igual que muchas otras enseñanzas ortodoxas, siempre ha considerado la actividad homosexual como un pecado, ya que el acto en sí no puede crear vida -como en el caso de un hombre y una mujer- y nace de un retorcido deseo lujurioso y no del deseo natural de formar una familia.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com