Redacción BLes– El conservador Yoon Suk-yeol fue elegido presidente de Corea del Sur el miércoles 9 de marzo, tras una reñida carrera con el candidato Lee Jae-Myung, del partido gobernante. Sin embargo, en lo que respecta a China, su administración no promete un tono suave.

Anunciando una postura más dura con Corea del Norte, Yoon aboga por una mayor cooperación en materia de seguridad con Estados Unidos. Pidió más despliegues del sistema antimisiles THAAD (Terminal High Altitude Area Defense), una medida que garantiza el descontento de China.

En enero, dijo: “Corea del Sur y Estados Unidos comparten una alianza forjada con sangre, ya que hemos luchado juntos para proteger la libertad contra la tiranía del comunismo.”

La acogida de Corea del Sur al THAAD de Estados Unidos ya provocó un paréntesis de un año entre Beijing y Seúl entre 2016 y 2017. Las represalias chinas hicieron mella en las industrias turística, cosmética y de entretenimiento de Corea del Sur.

Yoon rechazó los “tres nos”, un acuerdo de apaciguamiento que Corea del Sur hizo con China a finales de 2017. Las tres noes exigían a Corea del Sur que abandonara los despliegues adicionales del THAAD, que no participara en una red de defensa antimisiles estadounidense o que estableciera una alianza militar trilateral con Estados Unidos y Japón.

En un artículo publicado en Foreign Affairs el mes pasado, Yoon escribió: “Las relaciones deben basarse en el respeto a los intereses y las posiciones políticas de cada uno. Al igual que Corea del Sur no se opone a la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China y colabora con Beijing en el comercio, China, por su parte, debería aceptar, en lugar de oponerse, el sistema de cooperación de Corea del Sur con sus aliados.”

China es el principal socio comercial de Corea del Sur. Yoon no pretende cambiar esta relación, pero dijo: “A pesar de estos lazos económicos, los países difieren mucho en cuanto a las preocupaciones de seguridad, especialmente cuando se trata de Corea del Norte”.

El nuevo presidente electo de Corea del Sur también pretendía unirse al Diálogo Cuadrilateral de Seguridad, y el Programa de Intercambio de Inteligencia de los Cinco Ojos garantizaba un mayor descontento de China.

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, criticó la estrategia Indo-Pacífica de Washington y las coaliciones regionales, incluida la Cuadrilateral, como un intento de restringir a Beijing mediante la formación de una “OTAN Indo-Pacífica”.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.