Redacción BLes – El cofundador de los talibanes, el Mulá Baradar, líder de la oficina política de los talibanes, dirigirá el nuevo gobierno afgano.

El mulá Mohammad Yaqoob, hijo del difunto fundador de los talibanes, el mulá Omar, y Sher Mohammad Abbas Stanekzai serán nombrados para ocupar puestos destacados en la administración, según reportó Indian Express.

Tras las oraciones matutinas del viernes 3 de septiembre, es decir, a más de dos semanas después de que los talibanes tomaran el control de la nación, está previsto que la organización presente a su gabinete. El máximo comandante del movimiento, Haibatullah Akhundzada, líder religioso supremo de los talibanes, tendrá el control final de un nuevo consejo de gobierno, con un presidente que le rendirá cuentas.

La información surge en un momento en el que la economía afgana lucha para hacer frente a los efectos de una prolongada sequía y un conflicto que se cobró la vida de 240.000 afganos. La organización militante prometió un reinado más flexible esta vez, tras haber controlado al país desde 1996 a 2001 exigiendo la aplicación extrema de la Ley Sharia.

Sin embargo, el resto del mundo cuestionó estas propuestas. Según la Casa Blanca, Estados Unidos está trabajando con una coalición de 100 países de todo el mundo que firmaron una declaración en la que exponen sus expectativas sobre los talibanes.

Mientras tanto, más de dos semanas después de que la milicia islamista se apoderara del control, las fuerzas talibanes y los militantes leales al líder local Ahmad Massoud se enfrentaron el jueves en el valle afgano de Panjshir, mientras los comandantes talibanes en Kabul trabajaban en la creación de un gobierno.

Ambos bandos afirmaron haber sufrido un gran número de bajas. Panjshir es la última provincia de Afganistán que desafía a los talibanes, cuyo derrocamiento del gobierno respaldado por Occidente coincidió con la retirada de Estados Unidos y otras fuerzas extranjeras después de 20 años, dejando a la nación sumida en la confusión.

Bruce Pie – BLes.com