Redacción BLes – “Si deja la puerta de su casa abierta, no puede quejarse demasiado si alguien le roba su televisor”, argumentó Tom Marland, abogado de agronegocios de Bundaberg, Queensland. “Es lo mismo con los incendios forestales”, añadió.

Marland explicó que las fallidas políticas ambientalistas australianas serían las responsables de los incendios forestales que se repiten año tras año y que había llegado el momento de buscar soluciones prácticas y asequibles para combatir los impactos del fuego.

Sin embargo, “tan predecibles como siempre, los conservacionistas y los políticos oportunistas atribuyen estos incendios al cambio climático”, señaló el experto legal.

“La verdadera razón es que los gobiernos, locales, estatales y federales, en las últimas 3 décadas se han inclinado ante los conservacionistas y los grupos ecologistas”, determinó Marland.

Todo este tiempo –continuó diciendo– las políticas gubernamentales se enfocaron en expulsar a la gente de los entornos naturales, restringiendo el acceso al patrimonio nacional a personas que estaban dispuestas a invertir su tiempo, sus recursos e incluso sus vidas para protegerlo.

“Simplemente encerrar un matorral y llamarlo parque nacional no lo convierte en eso”, apuntó Marland agregando que, por el contrario, “crea una propiedad masiva que es difícil de administrar y mantener”.

Medidas eficaces vs. alerta climática

Para reducir el peligro de los enormes incendios que provocan las quemas controladas –en el segundo continente más seco de la tierra–, sugirió incentivar el pastoreo de ganado de baja intensidad, lo que conduciría a reducir la densidad de la vegetación y, por ende, a usar menos combustible.

“Necesitamos reintroducir prácticas silvícolas de baja intensidad en nuestra finca forestal para reducir las cargas de combustible, aumentar la salud del bosque, reducir las malezas nocivas y prevenir incendios catastróficos”, subrayó.

Además, debería evaluarse el ancho de los cortafuegos según la altura y la propensión a quemarse de la vegetación, en lugar de limitarlos a 10 metros; e implementarse zonas de ‘amortiguación fría’ de menor densidad forestal, que deberían quemarse con regularidad (todos los años).

“Dejen de culpar al cambio climático”, aseveró Marland. “Incluso si el clima está cambiando, ¿eso significa que deberíamos simplemente quedarnos de brazos cruzados y dejar que nuestro patrimonio nacional y la biodiversidad se conviertan en humo todos los años?”, preguntó.

“Sentarnos a echarle la culpa al clima de todos nuestros problemas es infantil e inútil”, concluyó.

Más causas y casos

Cabe mencionar que la policía de Queensland, al noroeste de Australia, anunció semanas después de declararse el estado de emergencia –debido a los incendios forestales masivos– que había tomado medidas contra 18 personas por ocasionarlos deliberadamente, informó ABC Australia.

En noviembre de 2019, también se dio a conocer la detención de un grupo contra incendios formado por integrantes de varias ONG (Brigada Alter do Chão, Aquíferos Alter do Chão y Projeto Saúde e Alegria) acusados de provocar masivos y catastróficos incendios en la Amazonía brasileña para, presuntamente, recibir donaciones.

El comisario de la Policía Civil, José Humberto de Melo, explicó en aquel entonces que los implicados llegaron a vender fotos de los incendios que ellos mismos provocaron en agosto y septiembre, al Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF), y recibieron cientos de miles de dólares del sensibilizado actor Leonardo Dicaprio.

Hasta ese momento, el presidente de Brasil, el conservador Jair Bolsonaro, había sido objeto de un juicio mediático que lo había sentenciado como el principal responsable de los peores incendios registrados en Brasil en la última década. 

Te puede interesar: Este médico oriental explica cuál es la raíz de las enfermedades y cómo eliminarlas

videoinfo__video2.bles.com||edc802b28__

Ad will display in 09 seconds