Redacción BLes – Las estrictas medidas de Covid cero han afectado gravemente la economía china, tanto es así que los más ricos del país están considerando escapar (algunos ya lo hicieron) del gigante asiático, tras la medida que va imponer el PCCh a fin de año: el impuesto más estricto del mundo.

El nuevo impuesto, que fue acordado en el último  20º Congreso Nacional del PCCh, tiene por objetivo “regular la acumulación de la riqueza” bajo la estrategia de la prosperidad común, una idea que proviene del exlíder del PCCh, Deng Xiaoping. 

Para evitar esta “fuga” de millonarios el régimen chino  estableció varios puntos de control de aduanas para obligar a los ciudadanos a hacer su gran aporte al PCCh. 

Varios internautas comentaron que las cuentas de WeChat de la empresa de inmigración china desaparecieron al igual que los grupos.

La cuenta de redes sociales @Sunny Visa Immigrant Visa Residente Permanente Passport Project Party de la provincia de Jiangsu, publicó  que recibió una orden de la compañía  para eliminar todo el contenido relacionado con la inmigración en WeChat, también  debía abandonar todos los grupos de inmigración. La cuenta señaló que la industria de la inmigración puede estar a punto de enfrentar cambios.

Mientras tanto, las celebridades y los ciudadanos de mayores ingresos, tras enterarse del alto impuesto llamado “el impuesto dorado fase IV” comenzaron a migrar uno tras otro. 

Algunos adelantaron sus planes de abandonar China para establecerse en el extranjero, pero según testimonios fueron hostigados repetidamente por oficiales del Departamento de Aduanas.

Una persona a cargo de una empresa china de comercio exterior, que por cuestiones de seguridad dio el nombre de Dai, reveló que circularon varias publicaciones sobre inmigración en Weibo el día 10 de noviembre, pero que todas “desaparecieron” el día 11. También comentó que el pasaporte de un amigo que trabaja para la Compañía del Servicio Exterior de Shanghai fue revocado la mañana del 11 de noviembre.

Lu Ping, un turista chino que acaba de llegar a Japón, comentó que antes de salir del país, fue llevado a una pequeña oficina para una exhaustiva entrevista donde los oficiales le hicieron varias preguntas: “¿Por qué se va?, ¿adónde?, ¿qué hará fuera del país?, ¿Se va a ir definitivamente?, ¿para quién trabaja?, entre otras.

Aunque se sabe, que varias celebridades y empresarios comenzaron a abandonar el país asiático cuando los cierres de la política Cero Covid se intensificaron, esta vez, parece que las celebridades decidieron establecerse definitivamente en el extranjero. 

En agosto pasado, Yao Ming, presidente de la Asociación China de Baloncesto, vendió sus activos y se instaló en Houston, EE. UU. con su familia. El basquetbolista en sus primeros años como jugador de baloncesto se hizo conocido en Estados Unidos. Actualmente, adquirió la ciudadanía estadounidense y logró que su hija también naciera allí, al parecer no regresará a China.

Recientemente, LeJia, famoso panelista de televisión, publicó fotos de su vida en Estados Unidos. La dirección IP de su publicación en una red social muestra que definitivamente ya no vive en el país asiático.

Sin embargo, el PCCh está actualmente buscando el paradero de cada ciudadano para luego obligarlos a regresar y a pagar el nuevo tributo.

El impuesto dorado fase IV

El nuevo impuesto, llamado el impuesto dorado fase IV, es un alto impuesto que se impondrá a los individuos de altos ingresos y de gran patrimonio neto a través de un novedoso sistema tributario inteligente. 

La Oficina de Impuestos provinciales de Hainan y la Administración de supervisión de mercado, el 9 de octubre, anunciaron que realizarán controles de auditoría aleatorios sobre la población que goza de altos ingresos.

El 7 de noviembre, el régimen chino avanzó con el nuevo sistema de tributación y anunció desde la Oficina de Impuestos Municipales de Shenzhen, que estaba abierta la licitación 2 mil millones de yuanes para la creación de la nueva plataforma de impuestos.

Las autoridades, además, explicaron que el sistema de gestión de impuestos mejorará técnicamente, y que utilizará tecnologías de la información de nueva generación, como big data e inteligencia artificial. 

La nueva aplicación para el control de tributos se centrará en un seguimiento estricto de las transferencias de capital de los contribuyentes, las inversiones en activos no monetarios y monetarios, pago de impuestos a plazos, transferencia de capital social, reservas entre otros.

Las autoridades también informaron que el impuesto dorado incluye cláusulas para evasión de impuestos, investigación de créditos minuciosa de cada contribuyente, de sus ingresos personales y gastos, información de sus activos en el país asiático y en el extranjero.

Por otra parte, el nuevo impuesto requiere de forma obligatoria que cada ciudadano tenga un certificado de cancelación para poder salir de China. La oficina de impuestos trabajará en conjunto con los bancos para actualizar el sistema de monitoreo. De esta manera, el estado chino podrá monitorear y acceder a las cuentas bancarias de grandes compañías, como por ejemplo Alipay, entre otras.

Cai Shenkun, un comentarista financiero, explicó que el PCCh ha gastado más de lo que ha recaudado y esta es la razón de tan exhaustivo control.

Huang Jun, economista chino que vive en los Estados Unidos, cree que el PCCh tiene dos propósitos principales para este sistema fiscal dorado. Uno es aumentar los ingresos fiscales y dos ajustar la distribución de la riqueza para mantener la “estabilidad social”, garantizando la estrategia de “la prosperidad común”, que consiste en obligar a los ciudadanos de mayor poder adquisitivo a entregar sus riquezas al PCCh y al pueblo.

“Debido a que la brecha de riqueza es relativamente grande, muchas personas tienen un gran odio a los ricos”, dijo Huang.

Huang también comentó que el actual sistema fiscal chino tiene varias lagunas en lo que se refiere a deducción de impuestos, especialmente con la presentación de facturas, porque hay falsificación de facturas, falsas declaraciones de patrimonio, entre otros, en un intento de evadir los altos impuestos chinos.

“La tasa impositiva del gobierno es muy alta, la productividad es relativamente lenta y los costos son altos”, agregó.

El PCCh intenta salir adelante de la crisis a través de la recaudación de impuestos

Según los datos publicados por el Ministerio de Finanzas, el 26 de octubre, el déficit fiscal del régimen chino en todos los niveles llegó a 1,16 billones de dólares, un récord para el mismo período. De enero a septiembre, los ingresos fiscales de China cayeron de un 6,6 % a un 11,6%.

El producto interno bruto de China en el trimestre julio a septiembre creció 4,9 %, a un ritmo más lento de lo esperado, anunció el PCCh el 18 de octubre.

La especulación sobre impuestos más altos alimentó las preocupaciones del mercado de valores. El índice bursátil ha caído alrededor de un 2%, siendo la mayor pérdida en poco menos de un mes.

El mercado chino, este año, ha sido considerado el de peor desempeño a nivel mundial, lo que ha marcado un camino hacia la búsqueda de recuperación a través de los impuestos.

La debilidad extendida en los mercados chinos se debe a un “crecimiento económico más lento, tanto cíclico como estructural”, dijo Redmond Wong, estratega de mercado de Saxo Capital Markets.

La política Cero Covid del PCCh y la decisión de retrasar la publicación de sus indicadores económicos clave han provocado una inestabilidad en los mercados.

Los analistas creen que las debilidades de las acciones chinas y del yuan provienen de los problemas de deudas del PCCh, la desaceleración del crecimiento de la población y del continuo impulso de su estrategia de “prosperidad común”.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.