Cuando el Presidente terminó, los vítores vinieron todos de la parte de atrás de la sala.

Independientemente del partido que ganara las elecciones presidenciales de 1920, el país estaba destinado a tener otro líder ejecutivo de Ohio. Los dos candidatos de los principales partidos, el republicano Warren Harding y el demócrata James Cox, procedían del estado de Buckeye.

El simpático Harding se alzó con una victoria aplastante, murió en el cargo dos años y medio después y es mal visto por la mayoría de los historiadores profesionales. No es la primera vez, sin embargo, que los autodenominados “expertos” se desvían de las masas. (¿Ha visto las puntuaciones en RottenTomatoes.com de la nauseabunda y desabrida película de Fauci? Los llamados “mejores críticos”, que son 16, otorgaron a la hagiografía un 94% de puntuación en el Tomatómetro. La puntuación del “público”, obtenida con más de 500 personas, es de un mísero 2%. Cuéntenme entre ellos en esto).

Harding era popular entre el conjunto de los estadounidenses, en gran medida porque -a diferencia de su entrometido y sermoneador predecesor Woodrow Wilson- nos dejó en paz, redujo nuestros impuestos y mantuvo la tranquilidad. La gente estaba tan disgustada con el gran gobierno del acérrimo racista Wilson que incluso un sucesor mediocre traicionado por unos cuantos subordinados corruptos parecía bueno en comparación. De los 80 secretarios del Tesoro que ha tenido EE.UU. en su historia, de hecho, Warren Harding nombró al mejor de ellos, Andrew Mellon.

Si tuviera que asignar una puntuación del Tomatómetro al mandato de Harding en la Casa Blanca, probablemente sería de un 50%, es decir, un 5 en una escala de 10 puntos. No es el peor (Wilson se lleva ese premio), ni el mejor. Pero como Harding rara vez recibe un trato justo, me gustaría elogiarlo en el centenario de algo que hizo bien.

Fue el 26 de octubre del 1921. El escenario era una asamblea de 30.000 personas en el corazón del sur profundamente demócrata y del Jim Crow: Birmingham, Alabama. Las tensiones raciales habían surgido por doquier tras los disturbios raciales, como la masacre de Tulsa, ocurrida sólo cinco meses antes. Allí, en Birmingham, el presidente Harding se convirtió en el primer presidente estadounidense del siglo XX en pedir abiertamente la igualdad política de los negros en un país mayoritariamente blanco.

El público estaba segregado: 20.000 blancos en la parte delantera y 10.000 negros en la trasera. Cuando el Presidente terminó, los vítores vinieron todos de la parte de atrás.

En cuanto a las razas, Warren Harding fue en cierto modo un producto de su tiempo. Apoyaba que los negros y los blancos siguieran caminos separados en el ámbito social, si así lo deseaban. No era partidario de matrimonios mixtos.

Pero en lo que respecta a las razas y la ley, se adelantó a su tiempo. Rechazaba la idea de que la ley debía tratar a una raza de forma diferente que a otra. Advirtió al público de Birmingham que iba a hablar con franqueza “les guste o no” y lo hizo.

Señaló con pesar, por ejemplo, que “miles de hombres negros, que sirvieron a su país [en la Primera Guerra Mundial] con el mismo patriotismo que los hombres blancos, fueron transportados al extranjero y experimentaron la vida de países donde su color despertaba menos antagonismo que aquí”.

Harding dijo que fue un soldado “de color” el que le dijo que “la guerra trajo a su raza la primera concepción real de la ciudadanía, la primera comprensión plena de que la bandera era su bandera, para luchar por ella, para ser protegida por ellos y también para protegerlos”.

La buena gente de Birmingham de 1921 necesitaba oír eso, especialmente viniendo del más alto funcionario del país.

Harding le dijo a los 30.000 reunidos en Birmingham que los objetivos que debemos perseguir juntos son “la completa uniformidad en los ideales, la absoluta igualdad en los caminos del conocimiento y la cultura, la igualdad de oportunidades para los que se esfuerzan y la misma admiración para los que logran”.

Declaró que si bien los negros y los blancos deberían ser libres de asociarse o separarse en sus opciones personales y sociales, persiguiendo incluso un grado de orgullo racial si lo desean, no debería haber “ninguna ocasión” para “limitar las oportunidades del individuo”.

“Insistiría en la igualdad de oportunidades educativas tanto para los negros como para los blancos”, dijo.

He aquí otros extractos del excepcional e histórico discurso de Harding:

“Estas cosas nos llevan a esperar que encontremos un acuerdo en las relaciones entre las dos razas, en el que ambas puedan disfrutar de una ciudadanía plena, una máxima utilidad para el país y de oportunidades para ellos mismos y donde el reconocimiento y la recompensa se distribuyan finalmente en proporción a los méritos individuales, independientemente de la raza o del color de la piel.”

“Viniendo como vienen los norteamericanos de muchos orígenes de raza, tradición, idioma, color, instituciones, herencia; comprometidos como estamos con el enorme esfuerzo de trabajar un destino nacional honorable a partir de tantos elementos diferentes; lo único que debemos evitar seductoramente es el desarrollo de organizaciones de grupos y clases en este país. Ha habido tiempo en que hemos oído hablar demasiado del voto obrero, del voto empresarial, del voto irlandés, del voto escandinavo, del voto italiano, etc. Pero los demagogos que quieren enfrentar a clase contra clase y a grupo contra grupo han encontrado, afortunadamente, poca recompensa a sus esfuerzos. Esto se debe a que, a pesar de los demagogos, la idea de nuestra unidad como estadounidenses se ha elevado por encima de cualquier apelación a la mera clase y al grupo. Y así me gustaría que fuera en este asunto de nuestro problema nacional de razas. Acentuaría que un hombre negro no puede ser un hombre blanco y que no necesita ni debe aspirar a ser lo más parecido posible a un hombre blanco para lograr lo mejor que es posible para él. Debe tratar de ser, y se le debe animar a serlo, el mejor hombre negro posible y no la mejor imitación posible de un hombre blanco.”

“Así como no deseo que el Sur sea políticamente de un sólo partido; así como creo que eso es malo para el Sur, y también para el resto del país, no quiero que la gente de color sea totalmente de un sólo partido. Deseo que se rompa tanto la tradición de un Sur sólidamente demócrata como la tradición de una raza negra sólidamente republicana. Ni el faccionalismo político ni ningún sistema de agrupaciones rígidas del pueblo prosperarán a largo plazo en nuestro país. Quiero que llegue el momento en que los hombres negros se consideren a sí mismos como participantes plenos en los beneficios y deberes de la ciudadanía estadounidense; que voten por los candidatos demócratas, si prefieren la política demócrata en materia de aranceles o impuestos, o relaciones exteriores, o lo que sea; y que voten por las candidaturas republicanas sólo por razones similares. No podemos seguir, como lo hemos hecho durante más de medio siglo, con un gran sector de nuestra población, que es tan numeroso como toda la población de algunos países importantes de Europa, excluido de la verdadera contribución a la solución de nuestros problemas nacionales, debido a divisiones raciales.”

“Ruego a mi propio partido político que deje de lado todo programa que busque alinear al hombre negro como un mero complemento político. Que se acaben los prejuicios y la demagogia en esta línea. Que el Sur comprenda la amenaza que supone imponer a la raza negra una actitud de solidaridad política. La mayor esperanza, la disipación del odio, la disuasión de las pasiones peligrosas residen en persuadir a los negros de que olviden los viejos prejuicios y en hacerles creer que, bajo el gobierno de cualquier partido político, serán tratados igual que las demás personas, se les garantizarán todos los derechos de que gozan las personas de otros colores y se les hará, en definitiva, considerarse ciudadanos de un país y no de una raza determinada.”

“Cuando hablo de la educación como parte de esta cuestión racial, no quiero que los Estados o la Nación intenten educar a las personas, ya sean blancas o negras, en algo que no están preparadas para ser. No simpatizo con el altruismo a medias que nos abastecería de médicos y abogados, de cualquier color, y nos dejaría sin gente apta y dispuesta a hacer el trabajo manual de un mundo cotidiano. Pero me gustaría ver una educación que capacite a todos los hombres no sólo para hacer su trabajo particular, tan bien como sea posible, sino para ascender a un plano superior si lo merece. Por ese tipo de educación, no temo si se le da a un hombre negro como a un hombre blanco. De ese tipo de educación. Creo que los hombres negros, los hombres blancos, toda la nación, obtendrían beneficios inconmensurables.”

Fueron unas palabras audaces y notables para un presidente en 1921, por no hablar de un presidente al que los historiadores posteriores consideraron indigno del cargo. Ciertamente, el país nunca escuchó nada parecido de Woodrow Wilson, quien hizo todo lo posible para mantener a los negros fuera del gobierno federal, o para segregarlos si se colaban. El republicano Harding contrató a negros; el demócrata Wilson los despidió.

Otra cosa que debes saber es exactamente en qué lugar de Birmingham el subestimado Harding declaró estas cosas admirables. Fue -y no es broma- en un lugar llamado Woodrow Wilson Park.

Lawrence W. Reed – Fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.